Contáctenos

A través de este formulario podrá dejarnos sus comentarios, sugerencias o inquietudes.

Dirigido a:

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Reportar Comentario

Estas reportando este comentario a la redacción de El Cronista.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Recomendar Nota

A través de este formulario podrá recomendar la noticia que esta leyendo.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar
U$D
/
MERVAL

Ley Antievasión ayuda en la recaudación pero va a contramano del Blanqueo

Existen varias controversias entre las dos leyes y la AFIP aún no las aclara. Uno por uno los puntos que generan dudas y un repaso por los textos de las dos normas que hoy están en boca de todos.

Ley Antievasión ayuda en la recaudación pero va a contramano del Blanqueo

El blanqueo y la moratoria, creados por la ley 27.260, perdonan y reducen las sanciones por los incumplimientos cometidos en el pasado, entre otras cosas, por las leyes Antievasión (25.345) y del Impuesto sobre los Débitos y Créditos Bancarios (25.413). Incluso, un artículo del decreto que reglamenta el blanqueo, exime del tributo a las cuentas especiales que son utilizadas para exteriorizar el dinero en efectivo. En la actualidad la falta de actualización del efectivo mínimo de mil pesos, previsto en la ley Antievasión, que obliga a bancarizar todas las operaciones sigue sin ajustarse desde el año 2001; por ese motivo, se encarecen todas las actividades que realizan las personas y las empresas por afuera del blanqueo. A pesar que recientemente la ley Pymes (27.264) otorga la posibilidad para que las Micro, Pequeñas y Medianas Empresas puedan descontar la mitad, en algunos casos, o la totalidad del Impuesto sobre los débitos y créditos bancarios como pago a cuenta de Ganancias. La dificultad financiera que se provoca es porque la retención se efectúa luego de cada movimiento bancario; en cambio el cómputo que puede hacerse se demora en el tiempo, inflación de por medio. El impuesto al cheque, engendro salido en el 2001 del laboratorio del Ex ministro Cavallo, aporta actualmente casi el 11% de la recaudación tributaria; y a pesar de haber sido un impuesto de emergencia, seguramente perdurará por mucho tiempo.

Qué dice la ley antievasión:

La ley antievasión (25.345) oportunamente estableció que los pagos totales o parciales de sumas de dinero, o el equivalente en moneda extranjera -superiores a $ 1.000- no tendrán efectos entre las partes ni frente a terceros, siempre que no se realicen mediante:

- Depósitos en cuentas de entidades financieras de los proveedores. En este caso, igualmente debería abonarse el Impuesto al cheque de la operación.

- Giros o transferencias bancarias

- Cheques o cheques cancelatorios

- Tarjetas de crédito, compra o débito

- Endoso de factura de crédito (sin uso).

Las empresas que no utilicen estos medios de pago, se encuentran imposibilitadas de computar las deducciones impositivas o créditos fiscales que surgen de los comprobantes abonados, incluso a pesar de que se demuestre la veracidad de las operaciones. O sea, esta ley no admite prueba en contrario.

En cambio, por el lado del cobro la norma no prevé sanciones para aquellos que perciben en efectivo importes superiores a $ 1.000.

No existen limitaciones o restricciones para los pagos que se hacen en especie; por ejemplo, cuando se entrega una maquinaria en parte de pago de otra, o en los años anteriores cuando las empresas utilizaron los títulos Lecop o Patacones para abonar sus deudas comerciales. Luego de varias “idas y venidas”, este tema fue aclarado definitivamente por la AFIP, a través de la resolución 2004/05; de esta manera se establece que las limitaciones de los medios de pago se aplican únicamente a los pagos de sumas de dinero, porque la ley es restrictiva sólo con los pagos en efectivo.

La AFIP anteriormente había intentado, por medio de una Circular, impugnar los pagos que se habían realizado en especie, porque para el Organismo, no cumplían con la Ley antievasión. Por suerte, el resolución 2004, del mismo Organismo, finalmente definió el tema eliminando esa interpretación errónea.

Hay excepciones al uso de los medios de pago obligatorios; entre ellas, encontramos a los pagos que se efectúen a entidades financieras o los realizados ante un juez nacional o provincial. También, el decreto 22/01 establece que el pago en efectivo de sumas de dinero (o el equivalente en moneda extranjera) superiores a $ 10.000, efectuado en ocasión del otorgamiento de escritura pública, por la que se constituyan, modifiquen, declaren o extingan derechos reales sobre inmuebles, tendrá para las partes y frente a terceros efectos cancelatorios autorizados. En este caso, el escribano interviniente tiene que dejar constancia de esa circunstancia en el acto notarial. Esta última excepción no alcanza a las transferencias de bienes muebles registrables, las que tienen que realizarse sólo con los medios de pago que autoriza la ley.

En el mes de agosto del 2003, la AFIP reglamentó la ley antievasión a través de la resolución 1547. En ese sentido, dispuso que cuando los pagos se realicen utilizando cheques, las empresas tienen que cumplir con los siguientes requisitos:

- Uso de cheque común: debe estar a nombre del beneficiario y cruzado. En el frente del cheque tiene que figurar la leyenda “para acreditar en cuenta”.

- Uso de cheque de pago diferido: tiene que hacerse a nombre del emisor de la factura y cruzado.

- Utilización de cheque cancelatorio: debe estar a nombre del emisor de la factura.

Los cheques no necesariamente tienen que emitirse con la cláusula “no a la orden”; además, para pagar se puede utilizar la cadena de endosos que autoriza el Banco Central (cheques comunes: un endoso; diferidos: dos endosos).

En el momento del pago el contribuyente tiene que cumplir con una carga administrativa adicional: se debe dejar constancia en el comprobante que recibe (factura o recibo) o en la orden de pago emitida, los datos relacionados al medio de pago utilizado. Si se entrega un cheque de terceros al realizar el pago, tiene que dejarse constancia como dato adicional el número de CUIT del librador original del cheque.

Opcionalmente, se acepta que estos datos sean volcados en un registro mensual emitido por sistemas computarizados que respeten el diseño establecido por la AFIP.

Controversias:

Pero existen dudas que aún no fueron aclaradas por la AFIP; por ejemplo, ¿qué sucede cuando el pago se realiza con cheques de terceros y se completa con parte de efectivo?, esa diferencia ¿se tiene que abonar necesariamente con un cheque, o se puede pagar en efectivo? Se podría interpretar que el pago es único, y en consecuencia debería realizarse íntegramente con los medios de pago que autoriza la ley. En este caso, ¿se impugnaría el pago total o parcialmente? Por ejemplo, en un pago de $ 10.000 en donde se entregan $ 9.900 de cheques de terceros endosados, se sugiere que el saldo de $ 100 se cancele con un cheque propio y no con efectivo. Lo lógico sería aceptar el saldo en efectivo en la medida que sea inferior a $ 1.000.

El costo impositivo de la impugnación implica no poder computar el crédito fiscal de IVA (21%), y no permitir deducir el gasto en el impuesto a las ganancias (35%). 

Otra consecuencia por no utilizar los medios de pago obligatorios, se produce al solicitar reintegros de créditos fiscales de IVA por exportaciones. En este caso, la AFIP no reconocerá el reintegro impositivo sobre los comprobantes que no cumplan con los requisitos que establecen las normas.

Jurisprudencia a Favor de los contribuyentes:

La Corte Suprema de Justicia de la Nación, en el fallo “Mera, Miguel Ángel” autorizó la deducción en el Impuesto a las Ganancias y el cómputo del crédito fiscal en el IVA de las erogaciones –superiores a mil pesos- realizadas por el contribuyente a pesar de no haber utilizado los medios previstos por la ley antievasión (25.345). El contribuyente había efectuado los pagos mayores de mil pesos en efectivo, mientras que esa ley sólo autoriza los pagos por medios bancarios. En contraposición a la ley antievasión se encuentra vigente la ley de procedimiento (11.683) que permite que las empresas puedan demostrar que la operación existió, presentado otros elementos de prueba. En este choque de leyes, por el que la AFIP siempre hace prevalecer la balanza a favor de la ley antievasión, el Tribunal Fiscal de la Nación y la Cámara se inclinaron en la dirección de la ley de procedimiento, validándose los comprobantes a pesar de no haberlos abonado en forma bancaria, permitiendo de esta manera que el contribuyente pueda demostrar que la operación existió.

Reducción del Impuesto sobre los débitos y créditos:

Todas las empresas que son definidas como micro y pequeñas, independientemente la actividad que desarrollan, por su nivel de facturación anual a través de la ley Pymes (27.264) podrán computar, en forma retroactiva desde el 10 de agosto de 2016, el 100% del impuesto que retiene el banco por todos los movimientos que se realizan. En cambio, las medianas –del tramo 1 de facturación- del sector industrial pueden descontar el 50%. Las demás empresas medianas y las grandes siguen con el régimen anterior, que sólo permite computar el 34% del impuesto retenido por los depósitos contra Ganancias y Mínima Presunta.

Califican para deducir el 100% las empresas que facturaron, en promedio durante los últimos tres años, los siguientes montos: Actividad agropecuaria: hasta $ 13.000.000 – Industrias: $ 45.500.000 – Comercio: $ 55.000.000 – Servicios $ 15.000.000 – Construcción: $ 22.500.000. Sólo podrán computar el 50% del impuesto (sobre los créditos y débitos) las Industrias manufactureras que facturen hasta: $ 360.000.000. Las empresas que se inscribieron en el Registro Pymes que funciona dentro de la página Web de la AFIP, hasta el 31 de diciembre de 2016, podrán descontar el impuesto que fue retenido desde el 10 de agosto pasado. Se puede computar como pago a cuenta en la declaración jurada anual del Impuesto a las Ganancias y de sus anticipos.

Como puede verse, en materia tributaria todo tiene que ver con todo; incluso hasta las contradicciones de mantener vigente y sin actualizar una ley “Antievasión” que debe cumplirse a rajatabla, a pesar de estar viviendo en el medio de un generoso blanqueo de capitales.

Más notas de tu interés

Comentarios5
Miguel Angel Saretto
Miguel Angel Saretto 15/01/2017 10:03:17

Gracias al blanqueo todos los narcotraficantes y evasores compulsivos se han convertido en acaudalados y honestos ciudadanos ilústres

ramses2439 Villarreal
ramses2439 Villarreal 15/01/2017 07:58:50

la situacion economica es de choque frontal con la realidad

ramses2439 Villarreal
ramses2439 Villarreal 15/01/2017 07:54:40

el blanqueo es o no un lado de dinero

ramses2439 Villarreal
ramses2439 Villarreal 15/01/2017 07:40:09

la existencia del blanqueo es una forma de validacion por el estado y los politicos de lavado de dinero.

El Negro
El Negro 14/01/2017 09:53:01

pesar de estar viviendo en el medio de un generoso blanqueo de capitales., IMPUESTO: EL PRECIO DE VIVIR EN SOCIEDAD (DEFINICIÓN)