Contáctenos

A través de este formulario podrá dejarnos sus comentarios, sugerencias o inquietudes.

Dirigido a:

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Reportar Comentario

Estas reportando este comentario a la redacción de El Cronista.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Recomendar Nota

A través de este formulario podrá recomendar la noticia que esta leyendo.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar
DÓLAR
/
MERVAL

Lázaro no se "arrepintió" pero admitió negocios por $ 209 millones con Helvetic

Báez se presentó en la Justicia a un mes de quedar detenido. Apuntó contra el juez Sebastián Casanello por considerar que lidera "una venganza popular" en su contra

Lázaro Báez ingresa con custodia a los tribunales de Comodoro Py

Lázaro Báez ingresa con custodia a los tribunales de Comodoro Py

Lejos de las expectativas que se habían generado en la previa, pero aun así dejando aportes interesantes para la causa, Lázaro Báez declaró ayer ante el juez Sebastián Casanello, en el marco del expediente que investiga el presunto lavado en la denominada ruta del dinero "K". El empresario santacruceño cercano al kirchnerismo admitió en la Justicia que su empresa Austral Construcciones recibió casi $ 209 millones de la firma suiza Helvetic Services Group, dueña de la financiera SGI "La Rosadita", y aseguró que esa plata era un préstamo para "participar en la construcción de las represas de Santa Cruz".

Detenido desde hace un mes en el penal de Ezeiza, Báez amplió su indagatoria y apuntó además a su sociedad con la firma Calcaterra, del primo del presidente Mauricio Macri, al tiempo que disparó contra la empresa Electroingeniería por haberse quedado a través de una "licitación irregular" con el contrato para construir las represas "Néstor Kirchner" y "Jorge Cepernic".

Así se desprende de un escrito que Báez presentó ante Casanello, a quien acusó de encabezar una "venganza popular" en su contra, a través de "procedimientos inquisitivos", que implicaron su detención, allanamientos y la incautación de sus bienes, según revelaron fuentes judiciales. Báez aseguró además que lo "están persiguiendo por ser un empresario con plata" y recordó que ninguno de los jueces que lo investigó en otras causas lo citó a indagatoria, señalaron las fuentes consultadas.

No obstante, se esperaba que las declaraciones de Báez comprometieran más a ex funcionarios del kirchnerismo, tal como sucedió cuando se presentó el "arrepentido" Leonardo Fariña, quien reveló detalles de las operatorias de su ex jefe y el ex presidente de la Nación Néstor Kirchner para hacer negocios con la obra pública.

Báez llegó a primera hora desde la cárcel de Ezeiza y cerca de las 10 de la mañana fue trasladado al cuarto piso, al despacho de Casanello, donde entregó el escrito acompañado por sus abogados. Se quejó porque en la cárcel no le llega correctamente la medicación que se necesita para sus problemas de diabetes e hipertensión y luego volvió a prisión. Fuentes judiciales indicaron que en el escrito Báez cuestionó a Casanello por la persecución en su contra, y también criticó la acusación que formuló en su contra el fiscal Guillermo Marijuan.

En su descargo, Báez justificó la legalidad de la operación que se hizo cuando se transfirieron
$ 209 millones desde SGI a Helvetic Service Group mediante la adquisición de bonos públicos, que luego se transferían en dólares a Suiza y volvían al país depositados en el patrimonio de Austral Construcciones.
Báez aseguro que Helvetic era una "reconocida" empresa que les prestó dinero para participar de la licitación para la construcción de las represas del sur en una Unión Transitoria de Empresas con Austral, la firma Lecsa y una compañía china.

Tras recordar que esa licitación la perdieron a manos de Electroingeniería mediante una adjudicación que él consideró "irregular", Báez propuso llamar al resto de los empresarios para que respalden sus dichos.
Fariña –desde su rol de imputado colaborador– le había recomendado a Báez que hablara: "Seguro va a pensar que, estando preso, si calla va a actuar en código para sus jefes y mágicamente le va a venir una mano. Eso nunca va a pasar (...); espero que diga lo que realmente pasó para que no les arruine la vida a los hijos".
Martín Báez, hijo del empresario y protagonista del video de La Rosadita, está procesado y debe declarar hoy en la causa, ante Casanello y Marijuan.