Contáctenos

A través de este formulario podrá dejarnos sus comentarios, sugerencias o inquietudes.

Dirigido a:

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Reportar Comentario

Estas reportando este comentario a la redacción de El Cronista.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Recomendar Nota

A través de este formulario podrá recomendar la noticia que esta leyendo.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar
Jueves 4.1.2018
DÓLAR
/
MERVAL

Las reservas en términos del PBI pueden finalizar el 2015 en su menor nivel desde la hiperinflación

Si no se desacelera la compra de dólar ahorro y no se refinancia parte de los vencimientos de deuda, las reservas del Central podrían caer hasta los u$s 5.724 millones, según el Iaraf

Las reservas en términos del PBI pueden finalizar el 2015 en su menor nivel desde la hiperinflación

El próximo Gobierno deberá comenzar su gestión con un nivel de reservas muy bajo y si se cumple el peor de los escenarios con el menor ratio en relación al PBI desde la hiperinflación, si finalmente la compra del dólar ahorro no se desacelera en los próximos meses y tampoco se logra canjear gran parte de la deuda que vence este año.

Pese al récord de compra de dólar ahorro, las reservas informadas se han mantenido relativamente estables en torno a los u$s 33.500 millones. Sin embargo, la situación se modificaría hacía fin de año, de acuerdo a los cálculos del Instituto Argentino de Análisis Fiscal (Iaraf).

En ese sentido, para el instituto surgen dos escenarios: uno optimista y otro pesimista. En el primero de los casos, disminuye el incentivo a la compra de dólar ahorro y se refinancia buena parte de los Boden 2015 con un desembolso efectivo de apenas u$s 3000 millones. Por el contrario, en el escenario pesimista la compra de dólar ahorro continúa y por esta vía salen u$s 5800 millones de las arcas del Central mientras que se abona deuda por la suma de u$s 8100 millones.

De acuerdo con los cálculos del Iaraf, en ambos escenarios, la balanza comercial aportará en los meses que restan u$s 450 millones.

En ese sentido, hay que aclarar que el cálculo es benigno teniendo en cuenta el saldo disminuye mes a mes y que de acuerdo al economista Federico Muñoz los números de la base usuaria de comercio exterior del Indec marcan que el saldo comercial acumulado en los doce últimos meses se redujo a prácticamente cero al alcanzar apenas u$s 33 millones.

Así en el escenario optimista las reservas a fines de 2015 alcanzarían los u$s 28.124 millones, mientras en el pesimista totalizarían u$s 20.224 millones, representando entre el 5% y 4% del PBI, el menor nivel desde la hiperinflación.

Sin embargo, si se descuentan los depósitos en dólares y la deuda en moneda extranjera del Banco Central pendiente de pago, se llega a la conclusión que las reservas reales podrían finalizar el 2015 en torno a los u$s 13.624 en el escenario más benigno, con un ratio en relación al PBI cercano al 2%.

Por el contrario, si la compra de dólar ahorro no se desacelera y tampoco se logra canjear una buena porción de la deuda que vence este año, las reservas propias del Central podrían terminar cerca de los u$s 5724 millones, representando apenas el 1% del PBI.

"Si se compara la evolución de las reservas propias en términos del PBI para el período 1998-2015, se aprecia que la próxima administración se enfrentaría a un mínimo evidente en materia de reservas propias, lo que refleja una vez más el deterioro patrimonial del Banco Central", advirtieron desde el Iaraf.

En esa línea, el instituto remarcó que dado que los vencimientos en dólares para los próximos cuatro años ascienden a u$s 34.839 millones, el Gobierno entrante deberá conseguir un flujo de dólares equivalente al menos al cronograma de vencimientos de deuda para permitir asegurar el funcionamiento fluido de la economía.

Así mientras que en 2016, los vencimientos de deuda multilateral y con inversores privados suman u$s 7553 millones ya en 2017 se elevan hasta los u$s12.923 millones para luego descender a u$s 6972 millones en 2018 y a u$s 7391 millones en 2019.