Las mil y una palabra de una imagen

La foto de la gobernadora María Eugenia Vidal y el presidente de la Corte Suprema de Justicia Ricardo Lorenzetti generó muchísimo malestar entre los demás gobernadores que veían como el titular del máximo tribunal recibía a Vidal en medio del reclamo por el reparto de $ 50.000 millones del fondo del Conurbano.

Sin embargo, y a pesar de ese malestar, los fiscales de Estado de las provincias consultados por El Cronista negaron la posibilidad de recusarlo por incumplir con la norma por la que no se le permite reunirse con solo una de las partes.

Hoy, entendiendo que el presidente de la Nación que había dado el visto bueno para que la provincia de Buenos Aires avanzara judicialmente con el reclamo dio la orden de buscar una salida política al conflicto del que sólo podría salir ganador Vidal y perderían 23 distritos, la foto entre la gobernadora y el juez cambia su significado.

"La Corte no quiere tomar una decisión porque espera que lo resuelva la política, quizás Vidal le adelantó la decisión de Macri", explicaron fuentes que sigue de cerca el caso. De ser así, justificaría la reacción pasiva de los fiscales provinciales que se negaban a actuar contra el posible incumplimiento del presidente de la Corte.

Noticias del día