Contáctenos

A través de este formulario podrá dejarnos sus comentarios, sugerencias o inquietudes.

Dirigido a:

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Reportar Comentario

Estas reportando este comentario a la redacción de El Cronista.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Recomendar Nota

A través de este formulario podrá recomendar la noticia que esta leyendo.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar
DÓLAR
/
MERVAL

Las fundidoras aseguran que no sobrevivirán a 2017

Las 400 empresas del sector afirman que hay una apertura indiscriminada de importación y piden que el Gobierno aplique cupos y medidas antidumping

La Cámara de Industriales Fundidores de la República Argentina (Cifra) advirtió que las 400 empresas que integran el sector están en "imposibilidad de sostener los 8000 empleos" que generan al registrarse una caída del 50% de su producción respecto de 2015.

"Con una capacidad ociosa que promedia el 65% y una caída en la actividad en 2016 superior al 50% interanual, las empresas de la industria argentina de fundición se encuentran al borde de la desaparición", sostuvo Cifra en un comunicado.

La entidad señaló que las empresas fundidoras "están produciendo al 35% de su capacidad" e indicó que "ya han comenzado con suspensiones de personal, adelanto de vacaciones y despidos. La apertura indiscriminada de las importaciones de China ha puesto al sector en riesgo de desaparecer junto con las más de 8000 fuentes de trabajo que genera en forma directa", señaló Cifra.

Fuentes del sector confiaron a El Cronista que "durante todo el año" tuvieron reuniones con el Gobierno y que "a pesar de las promesas, nunca obtuvimos una respuesta".

Consultados sobre la posibilidad que la ley de Compre Nacional funcione como un resguardo para el sector proveedor de la industria automotriz, petrolera, ferroviaria y minera, los empresarios se mostraron escépticos al afirmar que "el Gobierno quiere traer todo antes de sacarla. Las petroleras están importando todo, el ferrocarril que el único operador es el Estado, trae todo de afuera, si hasta los vagones ya llegan pintados", se quejaron.

"Otro ejemplo de esto es el caso de Lufkin –empresa proveedora de cigueñas para la industria del petróleo– que ahora importa todo y está planeando tener una estructura de 35 personas cuando hace poco tiempo contaba con una planta de 350".

Aunque en el comunicado no hacen referencia a las presentaciones realizadas, en privado afirmaron que solicitaron al Ministerio de Producción "que imponga algún cupo importador, medidas de dumping, algo que nos de tiempo". Y, principalmente "que frenen la entrada de productos chinos".

Para convencerlos apuestan al bolsillo. "Un producto local que tiene un valor de u$s 100, los impuestos se llevan u$s 50. Uno importado de China que vale u$s 33, el Estado recauda el 14%, sólo cinco dólares, están perdiendo por no protegernos".

La cámara empresaria indicó que "la caída de la actividad de la industria de fundición se ha acelerado de manera vertiginosa a partir del segundo semestre de este año y ya ha causado la pérdida de cerca del 10% de los empleos que tenía el sector a principios de este año".

El comunicado destaca que "por su rol en el proceso de producción de la industria metalúrgica y metalmecánica, las empresas fundidoras son un termómetro que da cuenta de la competitividad y evolución de la actividad productiva nacional".