Contáctenos

A través de este formulario podrá dejarnos sus comentarios, sugerencias o inquietudes.

Dirigido a:

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Reportar Comentario

Estas reportando este comentario a la redacción de El Cronista.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Recomendar Nota

A través de este formulario podrá recomendar la noticia que esta leyendo.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar
U$D
/
MERVAL

Las compras se redujeron más en el interior que en Capital Federal

En el interior las ventas en los supermercados y canales de cercanía cayeron 5,5%, por encima del 3,7% en el AMBA, según CCR. En el país cayeron 4,7 por ciento

Las compras se redujeron más en el interior que en Capital Federal

El consumo tuvo un año malo en 2016, pero el interior sufrió más el golpe en la capacidad de compra que el área metropolitana de Buenos Aires (AMBA). El repunte en el sector agropecuario fue compensado por los desastres naturales y la menor llegada de las promociones y facilidades de pago e hicieron que el consumo cayera 5,5% en el interior del país, por encima del 3,7% que decreció en el AMBA, según datos de la consultora CCR.

El desplome del consumo en el interior se dio en un año en que la caída en el poder adquisitivo producto de la inflación y el tarifazo en los servicios públicos lo hizo retroceder 4,7% en todo el país. En tanto, el sinceramiento de la economía cambió la conducta de los consumidores, quienes se volvieron mucho más racionales a la hora de realizar sus compras, lo que se espera continúe este año.

"El interior se vio más afectado los primeros meses del año que el AMBA porque en el interior del país tenés más posiciones de empleados públicos y hubo más recortes de puestos de trabajo. Y en AMBA hubo más promociones y más medios de pago disponibles, y los consumidores no perdieron tanto poder adquisitivo", explicó Sandra Dalinger, gerente de Trade de CCR.

Al inicio del último trimestre del año, en octubre y noviembre, CCR había observado, producto de la recuperación de las economías regionales que derramó en el empleo de la base de la pirámide social, un cambio de tendencia en el interior, con una desaceleración de la caída del consumo respecto de AMBA. Pero los incendios en la provincia de Buenos Aires, de La Pampa y de Río Negro y las inundaciones que afectaron la provincia de Santa Fe ahogaron ese incipiente cambio de tendencia. Y en diciembre se volvió a acentuar más la caída en el interior que en AMBA.

En octubre el consumo en AMBA había caído 9,2% y en el interior, 8,7%. En noviembre, en AMBA había bajado 8,9% y en el interior, 6,3%. Los desastres naturales en diciembre revirtieron el comportamiento -en AMBA se redujo 4,9% y en el interior, 6,1%- y el área metropolitana cerró un poco mejor el año.

"La recuperación se revirtió en diciembre por el mayor acceso de la gente de AMBA a las promociones", dijo Dalinger. Sucede que las grandes cadenas de supermercados están presentes en el interior sólo en las grandes ciudades. Y quizá la cadena regional no ofrece promociones o facilidades de pago tan agresivos como sus pares presentes en el área metropolitana. "Con el aguinaldo y las Fiestas, la gente de AMBA revirtió la situación", agregó.

En el acumulado del año, el interior resultó el más golpeado.

Al observar por regiones, el consumo en Cuyo cayó 10,3% (es una de las zonas más sensibles del país, que enseguida sufre los cambios a nivel general); el noroeste, 7,7%; la provincia de Buenos Aires, 5,5%, el noreste, 4,9%, la patagonia, 3,2%, y la provincia de Córdoba, 2,7%.

El relevamiento se hizo en base a datos provistos por los supermercados y canales de cercanía, sobre 144 categorías de bienes de la canasta básica, principalmente productos de comida empaquetados, de almacén, de heladera, freezer, bebidas con o sin alcohol y golosinas. También productos de cosmética y limpieza.
En 2015, el consumo en el interior también había sufrido más que en el AMBA, ya que había caído 0,6 mientras que en la zona metropolitana había crecido 1,5%, pero en un año en que a nivel nacional había sido positivo en 0,3%.

Para 2017, CCR esperaba que la reactivación de las economías regionales y de la obra pública provocaran la activación de los puestos de trabajo en la base de la pirámide y mejorara el consumo en el interior del país. Pero los avatares del clima obligaron a rever las previsiones. "En algunos meses puede llegar a desestabilizar el consumo apalancado por las economías regionales", dijo Dalinger.