U$D

LUNES 10/12/2018
Dólar Banco Nación
/
Merval

Las alimenticias, preocupadas por la baja de programas de financiamiento estatal

A través de Copal, la cámara que las agrupa, advirtieron sobre la eliminación gradual de una línea para la Producción y la Inclusión Financiera (Lfpif) mientras que sobre otros señalaron que fueron prorrogados por “breves plazos” o que tienen “continuidad incierta”.

Las alimenticias, preocupadas por la baja de programas de financiamiento estatal

La Coordinadora de las Industrias de Productos Alimenticios (COPAL) planteó su preocupación por la “eliminación gradual”, dispuesta por el Banco Central, de la Línea de Financiamiento para la Producción y la Inclusión Financiera (LFPIF) (anteriormente Línea de Créditos para la Inversión Productiva - LCIP), a partir de disminuir los porcentajes sobre depósitos obligatorios a otorgar mensualmente desde enero del 2018 hasta alcanzar el 0% en diciembre de este año.

“Sin dudas, la eliminación de esta línea de financiamiento generará un deterioro en el financiamiento de las PyMEs, dado que el 90% de los créditos utilizados por este segmento de empresas se canalizaba a través de la LFPIF, debido a las ventajas comparativas de sus tasas respecto a otros instrumentos (entre el 17% y 22% dependiendo del destino)”, dijeron en un comunicado.

Sostuvieron que “esta determinación se suma a otros instrumentos que han sido prorrogados por breves periodos de tiempo, como el FONAPYME (Fondo Nacional de Desarrollo para la Micro, Pequeña y Mediana Empresa) que ha sido extendido hasta fines de marzo de 2018; y otros cuya continuidad resultan inciertas, como el Programa PAC Empresas; así como el cambio de administrador de programas de fondos como el FONDEAR/FONDEP”.

En cambio, según la Copal, el sector hoy necesita de un “mayor financiamiento para impulsar la producción y las inversiones del sector que deriven en un mayor nivel de empleo y más exportaciones”.

La entidad tiene un balance positivo sobre los programas de estímulo al crédito Pyme, como el exLcip, que destinaba 18% de los depósitos bancarios para dicho fin y establecía que el 75% de los fondos deben destinarse a las Pymes. “A través de este instrumento, se otorgaron casi 279 mil millones de pesos en el año 2016, y 416 mil millones de pesos en el año 2017”, recordaron.

También reivindicaron lo sucedido con los Regímenes de Bonificación de Tasas, impulsados por el Ministerio de Producción. “Bajo este instrumento, en 2017 se otorgaron créditos por 4 mil millones de pesos a más de 1.400 empresas, siendo más de la mitad de los mismos destinados a empresas industriales”.

La Copal recordó que en 2017 la industria de alimentos y bebidas se mantuvo estable respecto del año anterior, y el uso de la capacidad instalada alcanzó 61,2 por ciento, un nivel bastante menor al 66,9 por ciento de diciembre de 2016. 

En este contexto, “la posibilidad de reactivación del sector depende en el corto plazo en la utilización de la capacidad ociosa que permita mejorar la estructura de costos y producir con mayor eficiencia”. 

“Para continuar con el proceso de recuperación, la industria de alimentos y bebidas necesita del financiamiento, y la Argentina tiene un déficit de crédito; por eso necesitamos ampliar el acceso al crédito productivo, un instrumento fundamental para el crecimiento”, dijo el presidente de Copal, Daniel Funes de Rioja.

Según la entidad, en el mediano y largo plazo, el desempeño de la industria dependerá de la concreción de las inversiones que se vienen proyectando, cuyos anuncios ascienden a más de 5.100 millones de dólares a ejecutarse entre 2018 y 2022. 

“Dada la lenta reactivación del sector que afectará directamente la capacidad de financiarse con recursos propios, la disponibilidad de crédito a tasas razonables es una es una condición imprescindible para que se concreten los anuncios de inversión”, dice el comunicado, a la vez que agrega “la tasa de referencia aún se encuentra en niveles elevados para incentivar la inversión productiva de la mano del crédito”. 

“Nuestro país presenta un bajo nivel de penetración del crédito en relación a la media mundial y regional, con un 13% de otorgamiento de créditos al sector privado en relación al PBI. Esta situación se acentúa aún más si se focaliza el análisis en los créditos otorgados al sector Pyme. En la Argentina, menos del 20% se destina a este universo de empresas que movilizan el 76% del empleo a nivel nacional”, agrega el texto difundido hoy.

Comentarios2
El Naranjo Mecanico
El Naranjo Mecanico 15/02/2018 10:04:36

Sin subsidios los números no cierran. El problema es mucho más grande que el financiamiento.

Emmanuel Sebastian
Emmanuel Sebastian 15/02/2018 08:58:43

Para las medianas y pequeñas empresas urgente revisar los procesos y hacerlos más efectivos.... Y si hay alguna grande es de caradura pedir dinero

Más notas de tu interés