Contáctenos

A través de este formulario podrá dejarnos sus comentarios, sugerencias o inquietudes.

Dirigido a:

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Reportar Comentario

Estas reportando este comentario a la redacción de El Cronista.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Recomendar Nota

A través de este formulario podrá recomendar la noticia que esta leyendo.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar
Jueves 4.1.2018
DÓLAR
/
MERVAL

Larreta, sobre Devoto: "En ningún lugar del mundo hay una cárcel en la ciudad"   

El jefe de Gobierno porteño, acompañado por el ministro de Justicia de la Nación, Germán Garavano, anunciaron esta mañana sobre el traslado de la cárcel al complejo penitenciario de Marcos Paz.

Larreta, sobre Devoto:

El jefe de Gobierno porteño, Horacio Rodriguez Larreta, y el ministro de Justicia de la Nación, Germán Garavano, anunciaron esta mañana el traslado de la cárcel de Devoto al complejo penitenciario de Marcos Paz, en una medida que consideraron beneficiosa tanto para los detenidos como para los vecinos.

"En ningún país del mundo hay una cárcel dentro de la ciudad", advirtió el jefe de Gobierno porteño, Horacio Rodríguez Larreta.

"Hoy es un día histórico porque el traslado de la cárcel era un reclamo que me hacían cada vez que venía al barrio y hoy, trabajando junto al gobierno nacional, lo concretamos", dijo Rodríguez Larreta en el acto realizado en la puerta del penal.

Además, el jefe de Gobierno resaltó que "en ningún lugar del mundo hay una cárcel dentro de la ciudad".

Por su parte, Garavano dijo que "se trata de la cárcel con peores condiciones del sistema penitenciario federal" y consideró "un desafío poder transformarla en algo digno para el trabajo de rehabilitación para las personas que se encuentran alojadas".

"Se trata de la cárcel con peores condiciones del sistema penitenciario federal", detalló el ministro de Justicia Germán Garavano

La cárcel de Devoto fue inaugurada en 1927 para contraventores -condenados por ebriedad o vagancia- en una zona que si bien ya contaba con viviendas cercanas al edificio, estaban en lotes de gran extensión.

Treinta años después pasó a depender del Servicio Penitenciario Federal, el enrejado exterior fue reemplazado por muros de siete metros de altura y se transformó en un complejo de máxima seguridad.