Contáctenos

A través de este formulario podrá dejarnos sus comentarios, sugerencias o inquietudes.

Dirigido a:

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Reportar Comentario

Estas reportando este comentario a la redacción de El Cronista.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Recomendar Nota

A través de este formulario podrá recomendar la noticia que esta leyendo.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Larreta promete que se termina el doble comando policial en la Ciudad

El jefe de Gobierno presentó al titular de la nueva Policía y aseguró que trabajará para "recuperar el orden público". Cruces con Nación por los recursos transferidos

"Hoy la seguridad es responsabilidad de la Ciudad", dijo Rodríguez Larreta

Horacio Rodríguez Larreta presentó en sociedad al jefe de la Policía de la Ciudad, José Pedro Potocar, quien se hará cargo a partir de este domingo 1 de enero de conducir la fuerza que ejecutará la política de seguridad, ahora enteramente en manos del Gobierno porteño. "Se acabó la discusión; hoy la seguridad es responsabilidad de la Ciudad", proclamó el Jefe de Gobierno.

En un acto que contó con la presencia de la ministra de Seguridad, Patricia Bullrich, Rodríguez Larreta calificó la jornada como un día "histórico y trascendente", con el que concluye el tantas veces prometido traspaso de las competencias de seguridad de la órbita de la Nación a la Ciudad. De todos modos, el alcalde insistió en que seguirán insistiendo con el traspaso de las competencias judiciales, y particularmente el fuero penal, frenado desde noviembre por la oposición de los magistrados y empleados judiciales.

Rodríguez Larreta reconoció que la seguridad "es la principal preocupación" de los porteños y anticipó que instrumentará medidas para "recuperar el orden público". Fue un guiño al Presidente, que más temprano, por radio, le pidió que en 2017 ponga "límite a las protestas" y piquetes, algo que ya la Ciudad planeaba.

Las palabras de Macri y la presentación de Potocar sirvieron para bajarle el tono a la confrontación que tienen Bullrich y el ministro de Justicia y Seguridad porteño, Martín Ocampo, en parte por la resistencia del Gobierno porteño a implementar el protocolo antipiquetes que la funcionaria aplica ante cada corte de rutas federales. En las oficinas de Ocampo dicen que esas reglas son "inaplicables" en entornos urbanos y, como solución, crearán un propio código y un cuerpo específico para disuadir los cortes.

El otro motivo del descontento con Bullrich es el retaceo del equipamiento de las fuerzas. Sucede que, junto con los fondos correspondientes, la Nación debía trasladar a la órbita citadina los chalecos, patrulleros y armas para los más de 18.000 efectivos traspasados. Puertas adentro, representantes de ambas carteras se trenzaron en discusiones sobre la cantidad y calidad de los bienes.

Nada de eso se dejó ver en el auditorio de la Casa de Gobierno de Parque Patricios. Al contrario: Bullrich aseguró que las cuatro fuerzas federales "van a seguir en su apoyo en los delitos más complejos", al tiempo que insistió en que la Policía Federal y la Policía de la Ciudad son "fuerzas mellizas" que seguirán trabajando a la par.

Los hechos de inseguridad en Flores y Mataderos no quedaron de lado a la hora de los discursos. Potocar reconoció que los vecinos "exigen y esperan mucho más" de la organización policial. "Y tienen razón", soltó. El comisario y abogado, formado en la Academia del FBI, sostuvo que la nueva policía "trabajará muchísimo" para recuperar la confianza de la gente.

En el nuevo esquema, los policías serán reemplazados en tareas administrativas por personal civil para volver a la calle, donde estarán asistidos desde centrales que les proveerán información para actuar en el terreno. El personal trabajará ocho horas, más servicios adicionales que serán administrados por la jerarquía policial. No obstante, Potocar dijo en una entrevista a El Cronista que pretende reducir el peso de las horas extra en los haberes de los efectivos.