Larreta desiste en 2021 de sus "superpoderes" para reasignar partidas

El jefe de Gobierno no pedirá una prórroga de la posibilidad de redireccionar presupuesto por la pandemia que posee hasta fin de año. Solicitará que lo dejen revisar contratos para reducir el gasto.

Horacio Rodríguez Larreta comenzará el 2021 sin los "superpoderes" que tenía desde mayo, cuando la Legislatura porteña aprobó el proyecto de Ley de Emergencia Económica y Financiera que lo habilitaba a redistribuir las partidas presupuestarias en el marco de las medidas que se tomaron por la pandemia de coronavirus. El 31 de diciembre vencerá la vigencia de la ley, pero el Gobierno de la Ciudad de Buenos Aires buscará prorrogar algunos puntos de cara al próximo año. 

La Ley que aún rige faculta al jefe de Gobierno porteño a reasignar partidas por encima del 5% que le permite la Constitución de la Ciudad de Buenos Aires. El objetivo era poder disponer de fondos para reforzar las áreas involucradas de forma directa en la lucha contra la pandemia. Según datos porteños, a un mes de finalizar el 2020 Rodríguez Larreta solo reasignó el 4%, es decir, menos de lo que estaba habilitado a utilizar sin necesidad de activar el "superpoder" que le otorgaba la Ley de Emergencia Económica y Financiera. 

El jefe de Gobierno porteño no pedirá a la Legislatura un prórroga de sus "superpoderes", pero sí solicitará extender un año más otro de los puntos que le permitía la Ley: la revisión de los contratos de compras, obras y servicios. La extensión estará incluida en el proyecto de presupuesto 2021. Esta vez la razón no es el parate económico producto de la cuarentena que lo dejó sin $ 80.000 millones provenientes de la recaudación de impuestos, sino la reducción de los fondos de coparticipación que efectuó el Gobierno Nacional por decreto el pasado septiembre.

FBMD01000a9f0d0000f34800007bb200007dc10000afd20000793e010018d8010060e301006ff80100f10f02005e1a0300

La Ciudad de Buenos Aires se encuentra a la espera de que la Corte Suprema defina la acción judicial que presentó en septiembre para dar marcha atrás con el decreto nacional que le redujo de 3,5% a 2,3% el porcentaje de lo recibido en concepto de coparticipación. Calculan que el próximo año dejarán de recibir  $ 53.000 millones. A la par, también aguardan que el Congreso sancione la ley que fija un montó específico para cubrir los gastos de Seguridad por el traspaso de la policía; de aprobarse el porcentaje podría achicarse aún más lo recibido por coparticipación, a 1,4%, y la cifra ascendería a $ 64.000 millones. 

Para reducir el gasto público producto y comenzar a cubrir parte de lo perdido por la menor coparticipación, pedirán a la Legislatura que prorroguen a través del proyecto de presupuesto los puntos de la Ley de Emergencia Económica que los habilita a revisar las condiciones de los contratos de servicios vigentes. La Ciudad pondrá la lupa sobre los acuerdos sellados con las empresas encargadas de la recolección del residuos y el CEAMSE; las encargadas del mantenimiento de los hospitales; las que realizan tareas de mantenimiento en el espacio público y los espacios verdes; y aquellas a cargo de prestar los servicios de vigilancia privada. 

En el Gobierno porteño ya avisan que se perderá calidad en algunos servicios, pero advierten que "habrá prestaciones mínimas y básicas para que todo siga funcionando bien". Junto con la suspensión de la realización de algunas obras de infraestructura y la implementación de tres nuevos impuestos (eliminación de la exención del pago de Ingresos Brutos para las LELIQs y las operaciones de pases y el debut del impuesto a los sellos para las tarjetas de crédito), la Ciudad de Buenos Aires calcula que reducirá $ 32.300 millones del gasto público en 2021.

Tags relacionados

Más de Economía y Política

Compartí tus comentarios