U$D

VIERNES 26/04/2019

Lacunza: "En las recesiones modernas sufre más la clase media"

El ministro señala que es porque el Estado llega tarde a ese sector de la sociedad pero que está todo listo para retomar el crecimiento "en el segundo mandato"

Pronóstico: "No va a haber un escenario eufórico pero sí recuperación persistente en el 2° y 3° trimestre"

Pronóstico:

Hernán Lacunza es el ministro de Economía de la provincia de Buenos Aires. En una charla con El Cronista, el economista aseguró que en 2019 se retomará el crecimiento y estimó como posible bajar de 47,6% a 23% la inflación.

Y cree que un segundo mandato de Mauricio Macri llegará con crecimiento sostenido, tras haberse resuelto desequilibrios macroeconómicos, entre ellos el de los precios relativos.

- ¿En qué situación se encuentra la provincia?

- Estamos entrando en un año electoral y la economía provincial no escapa a la regla nacional. Somos el 40% del país en las buenas y en las malas. Tenemos el 40% de la producción, del empleo, de la soja, del maíz, del trigo, el 50% de la industria. Y también somos el 40% de los alumnos en las escuelas, de los pacientes en los hospitales, el 50% de los presos, el 42% de los pobres. En 2018 no escapamos a la crisis y cerramos con una caída del PBI de 2,5%. También como somos más intensiva en industria exageramos las recuperaciones y las contracciones.

- ¿Cómo observa el 2019 con ese punto de partida?

- La perspectiva es de recuperación más parecido al 2017 y en espejo del 2018, cuando tuvimos un primer cuatrimestre bueno y uno segundo malo. Este año vamos tener un primer cuatrimestre malo pero con una recuperación parsimoniosa pero persistente, la segunda mitad de año mostrará números positivo. Esto es consecuencia en parte por el fenómeno estadístico pero también por la recuperación. Además las variables internacionales financieras están mejor. La decisión de la FED de no subir la tasa, la cosecha de maíz que va a ser récord, el clima está jugando a favor y Brasil creciendo a una tasa de 2,5% a 3,5% después de cuatro años de recesión lo que traccionando en el cordón industrial de la zona norte del conurbano (automotrices y autopartistas). También el mercado interno será mejor, más rezagado pero mejor que el año pasado.

- ¿Esta mejora se sentirá en el conurbano?

- Lo peor de la recesión es lo que vimos entre noviembre y enero. La macro se mueve como un trasatlántico, pero hay sectores que dejaron de caer. El último dato de las exportaciones industriales provinciales muestra un alza de 19% y aunque una parte tiene que ver con el tipo de cambio, hay un crecimiento genuino. El sector industrial que tiene competitividad externa, la carne, la construcción privada donde el costo en metros cuadrados en dólares es la mitad de hace un año; son los sectores que empezarán a recuperarse. No vamos a tener un escenario eufórico pero sí de recuperación persistente en el segundo y tercer trimestre.

- ¿En dónde observa posibles conflictos?

- Todos los años electorales tienen el desafío de la conducta precautoria que tenemos los argentinos como ahorristas. Hay un test de confianza preelectoral en el mercado de cambios. Creo que el Banco Central previó esta situación y tomó medidas, como por ejemplo la definición de los encajes para prevenir que las Leliq no estén incubando inversiones golondrinas y para que no haya tanta volatilidad. Siempre es mejor tener una política precautoria, atenuar un poco en las épocas de abundancias para que no haya una reversión en las épocas de escasez. Eso sumado al esquema de bandas cambiarias, a la buena cosecha que va a traer dólares y que el Tesoro tiene disponibilidad de dólares; cuando se compara oferta versus demanda potencial de divisas muestra que están bien construidos los amortiguadores

- ¿Y la conflictividad social?

- Se reforzó todo. (La gobernadora María Eugenia) Vidal viene del sector social y lo conoce bien. Se hizo una acción preventiva a conciencia, profunda, hay una red de contención social muy importante. En las recesiones modernas sufre más la clase media que el sector de menores ingresos. Esto es porque hay una red del Estado más extendida que atiende las necesidades básicas pero que llega más tarde en otros sectores. El que vive de la changa o del trabajo informa indudablemente sufre y no tiene la asistencia instantánea del Estado. En esa configuración el conflicto social, si bien no es cero es algo que está contenido.

- ¿Esto tiene una traducción electoral? La clase media golpeada y sin respuesta

- Vamos a una recuperación parsimoniosa pero constante. Lamentablemente el año pasado tuvimos un accidente en esa recuperación a velocidad crucero que todos queremos, que es crecer a 3%, 4% por año. Este año va a haber esa recuperación, el segundo semestre estaremos creciendo a un ritmo de 4% y que deja una plataforma para el próximo mandato con equilibro fiscal primario, un BCRA con reservas, un sector externo más equilibrado, un tipo de cambio en la zona de equilibrio. Es decir, vas a tener una salud macroeconómica, precios relativos cercanos al equilibrio (tarifas y tipo de cambio) equilibrio externo y fiscal y con esa condiciones vas a poder desplegar un plan de desarrollo menos vulnerable. Se demostró que era imposible corregir al mismo tiempo precios relativos, tipo de cambio, subir tarifas, bajar la inflación y crecer. Lo hicimos desordenadamente pero vamos a llegar a fin de del mandato con precios relativos y equilibrios macroeconómicos resueltos como para tener un segundo mandato de crecimiento sostenido.

- ¿Y la inflación?

- Hay equilibrio fiscal primario, un Banco Central saneado que puede hacer política cambiaria, un sistema financiero que fue más un contenedor que un propagador de crisis, pero te va a quedar una inflación alta a fin de este año. No sé qué número pero arriba de 20% es alta, altísima. Pero vas a poder hacer un programa antiinflacionario. No vamos a poder bajar la inflación de 20% a 5% en un año ni en dos. La cuestión es que sea persistente a la baja porque lo que no es saludable es que baje un año y al otro no.

- ¿Se puede llegar al 23% de inflación partiendo del 47,6%?

- El 47,6% (del 2018) no marca tendencia porque tenes 20 puntos o más de pass through de la devaluación. La inflación inercial es de 2.5% mensual y, está bien, no es 23%, pero tampoco es 48%. Estadísticamente parece mucho pero la mitad es extraordinaria y además el BCRA está haciendo una política monetaria prudente. Me parece posible.

El fondo que podría cubrir parte de los subsidios

La provincia de Buenos Aires sigue reclamando un reajuste del Fondo del Conurbano que, aunque la Nación lo reconoce, ni Vidal ni Lacunza saben cómo será.

"El Pacto Fiscal se firmó con la inflación prevista de 2018 de 10% y 5% en 2019. La del 10% fue 47% y la de 5% esperemos que sea 23%. Ese diferencial es lo que reclamamos. Lo reclamamos porque los otros números del consenso actualizan por inflación", dijo el ministro.

La provincia deberá pagar $ 22.000 millones de subsidio al transporte más $ 10.000 millones de tarifa social de energía eléctrica y $ 1000 millones. "Si cobramos serían $ 22.000 millones, cubriríamos dos tercios del ajuste que nos toco".

Paritarias y la eterna discusión con los docentes

Lo hicieron en la Ciudad de Buenos Aires y lo repiten en la provincia y la Nación. Desde que el Pro encabeza poderes ejecutivos tiene problemas con las paritarias docentes.

En 2018, la provincia terminó definiendo de hecho el aumento ya que no hubo acuerdo y, aunque hoy hay un nuevo encuentro entre las partes, en La Plata no descartan que este año suceda algo similar teniendo en cuenta que ya hubo una oferta de parte de la administración Vidal en diciembre pasado y que ya fue rechazada por los docentes.

Esa oferta que rechazaron los docentes fue la que cerró la provincia con la mitad de la planta de empleados públicos en donde incluye a administrativos y policías.

 El acuerdo que alcanzó la provincia y que ya se está aplicando es de 4% todos los meses impares hasta julio con una cláusula de ajuste automático por inflación y, sobre ese nivel, en septiembre y noviembre dos puntos más para cada vez. En este acuerdo, y si la inflación está en el orden del 23%, el aumento será de 20 por ciento.