U$D

DOMINGO 24/03/2019

La violencia en la calle alteró la sesión y la oposición denunció represión policial

Los enfrentamientos entre la Policía y los manifestantes motivaron la interrupción del debate y cruces internos entre los diputados de diferentes espacios políticos.

La violencia en la calle alteró la sesión y la oposición denunció represión policial

Apenas llegaron adentro del recinto de la Cámara de Diputados las primeras versiones y denuncias sobre la represión policial en la Plaza Congreso, la sesión en la que el oficialismo intenta aprobar el Presupuesto 2019 comenzó a verse afectada. Fue el ex ministro de Economía y diputado del Frente para la Victoria, Axel Kicillof, el primero en denunciar la situación en su discurso, apenas comenzaba el debate del proyecto de ley.

"De nuevo hay represión. De nuevo responsabilizamos al gobierno de Macri", advirtió mientras algunos de sus compañeros de bloque, como Carlos Castagneto, Andrés Larroque y Horacio Pietragalla, salían del Congreso para reclamar explicaciones a las Fuerzas de Seguridad.

De esa excursión, un grupo de diputados volvió al recinto denunciando haber sufrido la represión en carne propia. El escándalo interrumpió la sesión. "¡Nos tiraron gas, Emilio!", le gritaba una diputada al presidente de la Cámara, Emilio Monzó, mientras todo el recinto estallaba en reproches cruzados y hasta amenazas de golpes de puño, como la que protagonizó el jefe del bloque del PRO, Nicolás Massot, invitando a pelear afuera del Palacio al kirchnerista Leopoldo Moreau.

Obligado, Monzó decretó un cuarto intermedio del que intentó volver algunos minutos más tarde, sin éxito. Abroquelados, los bloques del Frente para la Victoria, el Frente Renovador y Red por Argentina, la flamante bancada de Felipe Solá, le reclamaron al oficialismo la presencia del responsable del operativo de seguridad para que dé explicaciones.

Se sumó a ese pedido incluso la puntana Ivana Bianchi, del bloque que le garantizó el quórum al Gobierno para poder abrir la sesión. "Todo tiene un límite", avisó, mientras los gases lacrimógenos disparados afuera comenzaban a respirarse en los pasillos del Congreso.

"Si hay heridos, si hay muertos, van a tener que hacerse cargo. Hasta que no pare la represión, nosotros no queremos sesionar más, a ver si se entiende", advirtió el jefe del bloque del Frente para la Victoria, Agustín Rossi. "Hubo una decisión política. En medio de la sesión se dieron cuenta de que la cantidad de personas manifestándose era más que las previsiones que tenían. Por eso la represión", completó su par del Frente Renovador, Graciela Camaño.

Finalmente, sin opciones, Monzó anunció: "El responsable del operativo está en mi despacho. Invito a los presidentes de bloque a la reunión". A puertas cerradas, ese encuentro duró más de media hora y dejó como resultado un acuerdo para que una comisión de diputados sea informada sobre la identidad y situación de los detenidos y del operativo en lo que dure la sesión.

Comentarios0
No hay comentarios. Se el primero en comentar

Más notas de tu interés