Contáctenos

A través de este formulario podrá dejarnos sus comentarios, sugerencias o inquietudes.

Dirigido a:

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Reportar Comentario

Estas reportando este comentario a la redacción de El Cronista.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Recomendar Nota

A través de este formulario podrá recomendar la noticia que esta leyendo.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar
Jueves 4.1.2018
DÓLAR
/
MERVAL

Aranceles tecnológicos y el futuro del trabajo: qué plantea el Banco Mundial

El organismo presentó un informe donde analiza el impacto en el mercado laboral de las inversiones en tecnología. Contra lo que muchos sostienen, afirma que el impacto en la creación de empleos es positivo.

El Banco Mundial aseguró hoy que la adopción de la tecnología digital tiene un efecto positivo en el empleo y en la creación de nuevos puestos de trabajo en la Argentina y en los demás países de América Latina.

Esta mirada “optimista” sobre la adopción de tecnología en la generación de puestos de trabajo se desprende del informe ‘Los empleos de mañana: tecnología, productividad y prosperidad en América Latina y el Caribe’, presentado hoy por el Banco Mundial y Techint.

Las conclusiones del informe

El economista Mark Dutz, líder de la práctica global de macroeconomía, comercio e inversión del BM y principal autor del informe, resumió las principales conclusiones del trabajo y presentó una serie de recomendaciones para aprovechar la revolución tecnológica.

Dutz afirmó que la adopción de tecnologías digitales “puede impulsar a los trabajadores menos calificados”. Señaló, a la vez, que “el alto desempleo en América Latina requiere mejorar la productividad” y que “el aumento en la producción resultante de la adopción de tecnología puede generar más empleo para todos”. 

Asimismo, remarcó que “la expansión del comercio electrónico y la búsqueda del empleo digital también ayudan a los trabajadores de menos recursos”.

“Se necesitan políticas a favor del crecimiento económico que aseguren acceso a la tecnología digital a precios competitivos, aumento de la competencia para incentivar inversiones en nueva tecnología y acceso a educación y capacitación de calidad”, indicó.

Cómo aprovechar la revolución tecnológica, según el BM

Respecto a cómo aprovechar la revolución tecnológica, Mark Dutz sugirió asegurar que las empresas tengan acceso a la tecnología digital a precios competitivos e incentivos para invertir en tecnologías y expandir su producción.

Para ello, sería necesario eliminar aranceles elevados y garantizar competencia en el sector, así como también abrir mercados y favorecer la competencia y acabar con impuestos distorsivos y subsidios ineficaces.

Asimismo, que los trabajadores tengan acceso a una educación y capacitación de calidad, con políticas laborales que faciliten el vínculo entre trabajadores y empresas.

Los retos para América Latina y el Caribe

Jorge Familiar, vicepresidente para América Latina y el Caribe del Banco Mundial explicó los retos que tanto la Argentina como los demás países latinoamericanos deben afrentar. En primer lugar, pidió acelerar la adopción de nuevas tecnologías, ya que todavía están muy rezagados.

En segundo lugar, para incorporar el uso de datos, dijo que es necesaria una mayor apertura comercial para que los precios sean más razonables y accesibles, bajar los aranceles y proporcionar acceso a internet de alta velocidad.

En tercer lugar, propiciar una mayor competencia entre empresas, y en cuarto lugar, mejorar la calidad en la educación y capacitación de las personas. “La tecnología tiene que ser parte de la educación en todos los niveles. En este sentido nos falta bastante por hacer”, explicó Jorge Familiar.

La visión del Gobierno

Desde el Gobierno compartieron la visión “optimista” del informe del BM sobre la tecnología como generadora de empleo.

Laura Jaitman, deputy en Finanzas ante del G-20, afirmó que el futuro del trabajo es una de las prioridades del Gobierno. “Estamos convencidos de que en el largo plazo habrá mejoras en productividad y empleo, pero en el mediano plazo hay desafíos distributivos”, destacó.

Jaitman señaló que se acordó un menú de políticas para hacer frente a los desafíos y, entre ellos, mencionó que se analizará la estructura impositiva, las redes de seguridad social de los trabajadores, cómo fomentar la competencia en estructuras de mercado y medir la economía digital de un modo más comprensible.  

Por su parte, el ministro de Ciencia y Tecnología, Lino Barañao, indicó que para pensar en los empleos del futuro, hay que pensar en cómo van a ser los consumidores del futuro.

Por ello, habló sobre un experimento que están realizando sobre el uso de tecnología para producir alimentos y mencionó la aparición de un nuevo “mercado de lujo responsable” que busca “mayor calidad y tranquilidad de conciencia” en lo que consume.

“Las tecnologías de la información deben asociarse a la cadena de producción de los alimentos”, dijo Barañao, al señalar que “el mercado del futuro no es vender solo el alimento, sino una historia detrás”. “Creemos que esto va a generar nuevos puestos de trabajo, sobre todo en las economías regionales”, añadió.

 

Más notas de tu interés

Comentarios1
Carlos Q
Carlos Q 11/04/2018 05:01:27

El verso usado por las corporaciones. Pero las dudas son más antiguas que ese argumento porque LA GENTE ve los efectos. El obrero desplazado por un robot soldador, no tiene ya oportunidad de estudiar sistemas, ingeniería, etc