Contáctenos

A través de este formulario podrá dejarnos sus comentarios, sugerencias o inquietudes.

Dirigido a:

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Reportar Comentario

Estas reportando este comentario a la redacción de El Cronista.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Recomendar Nota

A través de este formulario podrá recomendar la noticia que esta leyendo.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar
U$D
/
MERVAL

La semana económica bajo la lupa: dólar, tasas y EE.UU, las claves

La semana financiera estuvo marcada por la volatilidad del dólar, una baja de interés imprevista y las primeras definiciones de Trump sobre lo que será su política económica.

La semana económica bajo la lupa: dólar, tasas y EE.UU, las claves

La semana financiera estuvo marcada por los cimbronazos que generó la victoria de Donald Trump en el terreno internacional y la decisión del BCRA de volver a recortar la tasa de Lebac incluso ante este escenario de volatilidad global en el terreno local, con un mercado que acusó el impacto de las idas y vueltas de los precios de los activos a medida que iban conociéndose nuevas declaraciones de Trump (moderando sus promesas más radicales de campaña).

El triunfo de Trump abrió un período de incertidumbre acerca del rumbo futuro de la administración norteamericana y su rol en la arquitectura global que se gestó tras el final de la Segunda Guerra Mundial, atravesó la Guerra Fría y se mantuvo incluso con los EE.UU. como única superpotencia mundial. Esta arquitectura se caracterizó en lo político por la integración europea (primero Europa Occidental y luego Oriental con posterioridad al colapso de la URSS) y el eje EE.UU.-Europa Occidental-Japón como garante de la estabilidad en dichos países, apuntando a no repetir eventos como las dos guerras mundiales que marcaron la primera mitad del siglo XX.

Los flujos de capitales y comercio entre estos países, ya sin la amenaza de una potencial guerra entre ellos, llevaron a una prosperidad sin precedentes en el mundo capitalista avanzado, y es la continuidad de este esquema frente a los desafíos del siglo XXI la que se pone en duda a la luz de la retórica proteccionista y aislacionista de Donald Trump, que afirmó en reiteradas oportunidades que los recursos de los EE.UU. deben invertirse fronteras adentro, donde son necesarios para recuperar las áreas deprimidas por los cambios en la estructura económica en las últimas décadas. Si bien es posible que Trump busque mostrar algunos cambios en este sentido para consumo político interno, los altísimos costos que implicaría un desarme de esta estructura (algo a una escala completamente distinta al ya complejo Brexit) hace prácticamente imposible que un presidente avance voluntariamente en este sentido.

El índice dólar registró máximos de 14 años con respecto a las principales monedas. Esto se debe a la mejora de los datos de su economía y la inflación esperada, lo que alimentará las expectativas sobre una posible suba de los tipos de interés por parte de la Fed en la próxima reunión. La presidente de la Reserva Federal, Janet Yellen, en su presentación en el Congreso envió una señal al mercado al decir que la suba del tipo de interés podría ser “relativamente pronto”.

La aversión al riesgo que se desató en los mercados como consecuencia de este evento se tradujo en una devaluación del peso, que acompañó a la del resto de las economías emergentes. A pesar de ello, el Banco Central redujo la tasa de Lebac, dando la señal de que busca concentrarse en la inflación (mencionando una baja que justificaría la reducción en los tipos de interés) y no en el dólar, que no registró impactos ya que en los días posteriores el escenario global pareció estabilizarse luego de la reacción inicial.

Ante esta situación, los activos locales registraron fuertes caídas iniciales, que se concentraron principalmente en renta variable y títulos públicos de largo plazo. En este contexto, puede pensarse que la parte larga de la curva de bonos soberanos en dólares vuelve a estar en zona de atracción si se compara con los rendimientos de los últimos meses, sobre todo para los inversores que se sienten cómodos devengando una renta muy elevada en moneda extranjera y su horizonte de inversión es de mediano o largo plazo. Obviamente, para inversores que requieren liquidez o tienen un horizonte de inversión más acotado seguimos recomendando los vencimientos cortos de Lebac.

Otros datos que llamaron la atención

La Administración de Información de Energía (EIA por sus siglas en inglés) informó que las reservas de crudo de EE.UU.  mostraron un importante incremento con respecto a la última información presentada. Esta noticia impactó negativamente en la cotización del crudo pero que logró ser revertida por los dichos del Ministro de Energía Ruso quien dijo que esperan llegar a un acuerdo con la OPEP antes del 30 de noviembre. Este acuerdo sería para unir posiciones y lograr un equilibrio en el precio del petróleo