La reforma laboral y los costos de los que no habla Macri ni los empresarios hacen público

Achicar costos. Uno de los objetivos de cualquier empresario se está convirtiendo en prioridad.

La reforma laborar que tiene en mente el Gobierno y que los hombres de negocios desean que se aplique va en ese sentido. Al menos, en uno de los sentidos.

Un reforma que ahorre costos y que estimule el empleo y no el trabajo en negro. “El trabajo no lo defendemos si defendemos conquistas en contra de la productividad. Ahí vamos perdiendo a los que tenemos y condenamos a todos los que están afuera. Tenemos uno de los índices más elevados del mundo de trabajo no formal , dijo el presidente Mauricio Macri, en el cierre del 53 Coloquio de IDEA realizado en Mar del Plata.

Antes, los empresarios coincidieron en reclamar una reforma laboral. Tanto Marcos Galperín, CEO y fundador de Mercado Libre, como Paolo Rocca, presidente de la Organización Techint,  pidieron cambios en el mismo sentido.

“Si queremos salir de los índices de 30% de pobreza y queremos llegar a un dígito es imposible hacerlo con el régimen laboral que tenemos , dijo Galperín.

Por su parte Rocca afirmó que había tres temas en la agenda de largo plazo, y el primero que nombró fue el “cambio en las relaciones laborales .

Sin embargo, hay otra preocupación que pone una luz amarilla a la hora de hablar de costos. Y esta no tiene que ver con ninguna reforma laboral. Sí está asociada al déficit fiscal, al endeudamiento y a la inflación. Con un endeudamiento creciente producto del déficit fiscal que como contrapartida hace menos competitivo el tipo de cambio, sumado a una inflación que en septiembre volvió a demostrar que está lejos de ser dominada, producir en la Argentina es cada vez más caro en dólares. Los empresarios lo saben y muchos lo sufren, pero por ahora, de ese tema sólo prefieren hablar off the record.

Tags relacionados

Más de Economía y Política