La receta con la que Alberto y Cristina buscan replicar los 'años dorados' con China

Durante la gestión de CFK, el gigante asiático hizo los principales desembolsos al país por u$s 14.000 millones. Es una alianza estratégica que el Frente de Todos querría realzar. Varias señales van en esa línea.

Para el próximo gobierno, China será una oportunidad para encarar las restricciones financieras y para posicionar a la Argentina por fuera de las condicionalidades que exige el alineamiento pro-mercado de la gestión de Mauricio Macri. La vicepresidenta electa, Cristina Kirchner, está interesada en realzar esa "alianza estratégica integral" y tiene motivos: los mayores desembolsos del gigante asiático al país ocurrieron durante sus mandatos.

Hay varias señales que dan cuenta de este interés en las relaciones sino-argentinas. El director electo de la Organización Internacional de Energía Atómica, Rafael Grossi, comentó a los medios tras reunirse con Alberto Fernández, que el mandatario entrante planea avanzar con la cuarta central nuclear con China. Este proyecto implicaría un desembolso de u$s 9000 millones.

Pero también hubo contactos de los futuros referentes en política exterior. Felipe Solá, quien sería el futuro canciller, ya mantuvo reunión con la embajada China. Otro hombre de peso en política exterior para el gobierno entrante, el ex ministro de Relaciones Exteriores, Jorge Taiana, viajó a principios de noviembre al Instituto de Estudios Internacionales de Shangai (SIIS). "En China hay mucha expectativa por el nuevo gobierno de Alberto Fernández y en las diferentes conversaciones demuestran mucho entusiasmo en fortalecer las relaciones comerciales con nuestro país y la región", aseguró Taiana.

Cristina Fernández también estaría interesada en ahondar esa relación. Entre 2007 y 2018, China hizo desembolsos por u$s 16.900 millones hacia la Argentina, según un estudio de Kevin Gallagher y Margaret Myers (China-Latin America Finance Database, 2019) que publicó el think-tank de análisis político "Diálogo Interamericano", con sede en Washington. Los montos más grandes fueron destinados durante la gestión de la ex presidenta. En 2010 y 2014, China destinó u$s 14 mil millones para proyectos como el sistema ferroviario y las represas hidroeléctricas de Santa Cruz, principalmente por el Banco de Desarrollo chino. El gobierno de Macri recibió u$s 1500 millones en 2017 y 2018 para proyectos de energía solar y la reactivación del tren San Martín cargas.

Las señales de avanzar con China en la cuarta central nuclear implicaría la llegada de casi u$s 10 mil millones, en plena restricción financiera. En tanto, Alberto Fernández ayer afirmó a radio Con Vos que no pedirá los u$s 11.000 millones que restan del programa con el FMI (que suman casi u$s 57.000 millones). Para varios especialistas, apelar a desembolsos de China es una manera de escapar a las presiones de instituciones como el Fondo, que exigen políticas pro-mercado, tales como una reforma laboral y la baja del déficit fiscal.

Según comentan quienes trabajan en los lineamientos internacionales del próximo gobierno, una premisa será mantener relación tanto con Estados Unidos, como con China. Por ejemplo, ayer Alberto Fernández se reunió con el embajador estadounidense, Edward Prado. Otra potencia con la que buscarán mantener una relación más fluida será con Rusia. Justamente, China y Rusia son dos actores de peso que presionan por un nuevo orden global, al liderar las potencias emergentes agrupadas en Brics.

Tags relacionados