Contáctenos

A través de este formulario podrá dejarnos sus comentarios, sugerencias o inquietudes.

Dirigido a:

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Reportar Comentario

Estas reportando este comentario a la redacción de El Cronista.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Recomendar Nota

A través de este formulario podrá recomendar la noticia que esta leyendo.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

La recesión volvió a sentirse en julio y estiman que el piso se tocará este mes

Para los analistas, en el mes pasado hubo una nueva baja en sectores clave de la producción. Estiman que recién en agosto se verá el punto de inflexión de la actividad económica

La recesión volvió a sentirse en julio y estiman que el piso se tocará este mes

El piso en la recesión económica que atraviesa el país estaría tocándose en estas semanas: se estima que alrededor de agosto sería el punto de inflexión y que algunos sectores empezarán a evidenciar mejoras, tibias en ciertos casos, de acá a fin de año.

Por ahora los datos sectoriales dan cuenta de que julio volvió a ser un mes para el olvido, con bajas de hasta 26% en ciertos rubros. Por caso, la producción de gas cayó un 26,3% en la comparación con igual mes del año pasado. También la de cemento se desmoronó un 20,7%, de la mano del freno de la obra pública que, si bien estaría empezando a recuperarse, aún no se tradujo en una mejora en este sector.

Los datos de julio (de cámaras sectoriales y Ministerios de Agroindustria, y también de Energía) marcan así que la posibilidad de que la recuperación se produzca a mediados de año no se dará. Recién para el último trimestre del año se empezarían a ver signos positivos o, al menos, neutros.
Para la Consultora Ledesma, en el último trimestre del año la economía crecería un 0,7% en comparación con el período comprendido entre julio y septiembre. "La recuperación a fin de año recién sería, cada vez más tirando al final", sostuvo Gabriel Caamaño Gómez, quien además agregó que la industria probablemente siga en rojo un tiempo más.

Desde el Gobierno señalaron, en más de una oportunidad, que el sector que va a motorizar al resto va a ser el agropecuario. De hecho, la eliminación o baja en las retenciones, sumadas a la liberalización del comercio exterior se tradujeron en mayores planes de siembra de trigo. "Para fin de año, lo que va a hacer que el PBI crezca será el sector agropecuario. El trigo se cosecha entre noviembre y diciembre, y ya en ese momento se empieza a imputar la siembra de cosecha gruesa", señaló Caamaño Gómez. A esto suma que el Gobierno, se espera, tendrá una política más expansiva, en un año electoral como 2017, que repercutiría de manera favorable en el crecimiento económico.

"Es cierto que el sector agropecuario y parte de su cadena productiva arrancaron frente a la fuerte señal de precios relativos, pero también que el resto de la economía todavía se encuentra a la expectativa", identificaron desde el Estudio Bein. "Julio fue tan malo como junio y agosto podría ser el punto de inflexión aunque todavía no hay estadísticas que lo reflejen", reconocieron e identificaron que algunos factores implícitos se empiezan a observar, como ser el cambio en el sesgo de la política fiscal y el mayor impulso a la obra pública; la segunda vuelta de las paritarias; el aumento a la asignación universal por hijo y a las jubilaciones del 14,3% en septiembre, y a esto hay que sumar la incorporación paulatina de jubilados a la recomposición de haberes prometida por la ley de reparación histórica votada en el Congreso. También agregan que el blanqueo ayudará a apuntalar la recuperación en forma directa vía algún impulso de los fideicomisos creados en el programa, y en forma indirecta vía efectos de segunda ronda en la economía real, en tanto la economía de Brasil acercándose también al punto de inflexión deja de aportar negativamente.
Así, la última parte del año y el comienzo del próximo se empezarían a ver señales de recuperación. De todos modos, empieza a circular entre los analistas la duda acerca de cuán sustentable será el crecimiento del año próximo. "Por política económica, por el ciclo agropecuario y el mismo rebote, la Argentina en 2017 se recupera. El tema es cuánto y qué tan sustentable será la expansión", cuestionó Caamaño Gómez.

Desde la consultora Economía y Regiones afirman que sin bajar el gasto público, la presión tributaria, el costo de capital y la inflación a estándares normales, el nivel de actividad sólo accederá a un rebote impulsado por estimulación de demanda en el corto plazo (2017), pero no podrá acceder a un crecimiento sustentable apuntalado por la inversión y un shock de oferta en el largo plazo.