Contáctenos

A través de este formulario podrá dejarnos sus comentarios, sugerencias o inquietudes.

Dirigido a:

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Reportar Comentario

Estas reportando este comentario a la redacción de El Cronista.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Recomendar Nota

A través de este formulario podrá recomendar la noticia que esta leyendo.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

La provincia de Buenos Aires planea emitir deuda por $ 20.000 millones

Ya colocó títulos por $ 40.000 millones en lo que va del año. Las nuevas emisiones serán entre septiembre y diciembre. No se sabe aún si se concretará en pesos o en dólares

El ministro Hernán Lacunza, calmo con el nivel de endeudamiento

El ministro Hernán Lacunza, calmo con el nivel de endeudamiento

El Gobierno de la provincia de Buenos Aires planea colocar deuda entre septiembre y diciembre por $ 20.000 millones. Del total de $ 60.000 millones autorizados para este año, ya se emitieron títulos por $ 40.000 millones.

Las necesidades de financiamiento harán que se concrete la tercera colocación en el año, tras los u$s 1250 de marzo, a 8 años, con una tasa de 9,73%, y los u$s 1000 en junio, de los cuales u$s 500 fueron a 3 años a 5,75% y los otros u$s 500 a 10 años, a 7,87%.

Desde el Ministerio de Economía no saben aún de qué manera se hará esta colocación. Evalúan si conviene hacerlo en dólares o en pesos, y si será en el mercado internacional o local. "Se definirá poco antes de concretar la emisión", admitió una fuente cercana a esta cartera.

Según aseguran, Buenos Aires cuenta aún con un bajo nivel de endeudamiento, de 8% del producto provincial, razón por la cual aún hay margen para emitir. "Este año no es hay preocupación sobre la colocación de deuda", aseguran, aunque reconocen que no es sostenible en el tiempo financiar el déficit fiscal con emisiones de títulos.

En el primer trimestre (último dato disponible), la provincia logró un superávit luego de varios períodos de rojos fiscales. Sin embargo, desde el Ministerio a cargo de Hernán Lacunza saben que mantener el resultado positivo en el tiempo no será tarea fácil. No descartan, de hecho, que algunos gremios reclamen mayores ajustes salariales. Tienen prevista una reunión con los docentes para el 9 de agosto en la que tantearán a este sector.

Una de las vías de financiamiento que la provincia espera recuperar es el Fondo del Conurbano. Creado en 1992, cuatro años más tarde se puso un tope de $ 650 millones para Buenos Aires, límite aún vigente. El reclamo será puesto en la mesa de negociación, nuevamente, la próxima semana, cuando los gobernadores se encuentren en Chubut el 2 de agosto.

Este fondo se nutre del 10% de la recaudación de Ganancias. Son alrededor de $ 47.000 millones al año, de los cuales Buenos Aires recibe menos del 1,5%. El resto se distribuye entre las provincias de acuerdo los porcentajes de coparticipación.

Además del pedido formal, existen tres proyectos de ley para modificar la manera en que se reparte este fondo. Sin embargo, desde el gobierno de María Eugenia Vidal, no descartan recurrir a la justicia para reclamar los $ 47.000 millones que, entienden, les corresponde. "Desde lo técnico, nos corresponde", justifican, aunque reconocen que no será fácil que todos los gobernadores cedan los ingresos que hoy reciben.

Los ingresos que recibieron en lo que va del año desde la administración pública nacional, reconocen desde el Ministerio de Economía, los ubica en el primer lugar en el ranking de entre las provincias. "En cualquier clasificación que se elabore, Buenos Aires va a estar en la cabecera; es la más grande", definen. Sin embargo, al analizar en detalle los $ 5100 transferidos en el primer semestre, diferencian tres rubros diferentes.

Por un lado, recibieron $ 3500 millones como anticipo de coparticipación, que deben ser devueltos a Nación. "Así, del total de $ 13.700 millones, un 25% fue a parar a la provincia, cuando representa un 40% de la población", distinguieron.

En segundo lugar, hubo $ 1300 millones de transferencias automáticas por leyes especiales, puntualmente el Fonavi, que del total enviado al consolidado de las provincias (por $ 9500 millones), lo recibido por Buenos Aires representa un 14% del total.

Por último, hubo aportes del Tesoro Nacional, que es el único rubro de los tres que no es reintegrable y en que se puede acusar por una decisión discrecional en el manejo, que fue por $ 300 millones. Al comparar con el total enviado a las provincias, por $ 800 millones, representa un 37%, "todos los ítems por debajo del 40%", justificaron.