Contáctenos

A través de este formulario podrá dejarnos sus comentarios, sugerencias o inquietudes.

Dirigido a:

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Reportar Comentario

Estas reportando este comentario a la redacción de El Cronista.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Recomendar Nota

A través de este formulario podrá recomendar la noticia que esta leyendo.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

La presión en las redes sociales hizo caer la ley de canon digital

El texto propone un gravamen que va del 1% al 75% sobre bienes tecnológicos. Busca resarcir a artistas por la piratería. Había acuerdo del FpV y la UCR para sancionarlo

La decisión se tomó unas horas antes de la sesión, después de que el tema estallara en las redes sociales, y en medio de un ataque hacker a la página web del Senado. El jefe del bloque oficialista, Miguel Pichetto, decidió desensillar hasta que aclare y postergó por dos semanas el tratamiento de su proyecto para gravar los dispositivos digitales que permiten realizar copias, aunque ratificó su apoyo a la iniciativa. “Tiene un sentido de justicia reparadora para el esfuerzo del artista respecto de su obra”, subrayó.
El canon, según se prevé, irá a la Sociedad Argentina de Autores y Compositores de Música.
La presión de los usuarios en las redes sociales se hizo sentir y fue determinante para la postergación del debate. “Ayer un millón de tipos me dijeron de todo. Pero bueno, son las reglas del juego. Yo no les tengo ningún temor a las redes”, reconoció Pichetto durante la sesión, aunque horas antes, a través de un comunicado de prensa, había anunciado que el proyecto no se trataría porque su bloque “escuchó la multiplicidad de voces contrarias a esta iniciativa que se plasmaron recientemente en el ciberespacio”.
Para completar el panorama, el secretario parlamentario de la Cámara, Juan Estrada, anunció que la página de Internet del Senado llevaba dos días caída debido a un ataque hacker relacionado con el texto. Anoche aún no se podía acceder al sitio.
El proyecto, que el Frente para la Victoria y la UCR habían acordado tratar ayer, no estaba en condiciones de ser debatido. Según confirmó la titular de la comisión de Legislación General, Liliana Negre, le faltan 3 firmas para llegar al recinto. El radical Gerardo Morales admitió que su bloque no llegó a rubricar el texto. “Por una casualidad no firmamos, pero quiero reafirmar nuestro compromiso de tratar este proyecto”, explicó.
Kirchnerismo y radicalismo acordaron volver a debatir el texto en la comisión el 12 de julio y buscarán tratarlo en la sesión prevista para el día siguiente. Concedieron, sin embargo, que tiene puntos discutibles. “Habrá que revisar eventualmente las alícuotas, sería bueno trabajar con funcionarios del Ministerio de Economía”, sostuvo Morales, mientras que Pichetto apuntó que “a lo mejor habrá que analizar porcentajes u otras vías de financiamiento”.
Solo dos voces se escucharon en el recinto contra la iniciativa. La peronista disidente Sonia Escudero advirtió que “proteger a unos cuantos autores que ya están instalados a costa de agrandar la brecha digital es un costo muy alto”. Mientras que el renovador Juan Pérez Alsina evaluó: “Por ahí, para solucionar un problema, castigamos a quienes usan las obras en forma legal”.