Contáctenos

A través de este formulario podrá dejarnos sus comentarios, sugerencias o inquietudes.

Dirigido a:

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Reportar Comentario

Estas reportando este comentario a la redacción de El Cronista.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Recomendar Nota

A través de este formulario podrá recomendar la noticia que esta leyendo.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar
U$D
/
MERVAL

La oposición se une contra los DNU, pero el Ejecutivo ya aseguró su aplicación

Aunque está en minoría en el Parlamento, los tiempos son favorables al oficialismo. Para que quede sin efecto, deben rechazarlo las dos Cámaras, algo que no ocurrió nunca

La oposición se une contra los DNU, pero el Ejecutivo ya aseguró su aplicación

El Decreto de Necesidad y Urgencia (DNU) del presidente Mauricio Macri para reformar la Ley de Riesgos del Trabajo (ART) logró unir a la oposición aun antes de ser oficializado. Los principales bloques del peronismo en la Cámara de Diputados y en el Senado ya definieron que rechazarán la iniciativa en la comisión bicameral de Trámite Legislativo, que debe revisar cada DNU presidencial. Para ello, el titular del cuerpo, Marcos Cleri (PJ-Frente para la Victoria), se comprometió a convocar a una reunión de la comisión en cuanto la resolución sea enviada al Congreso.

La decisión de rechazar el decreto ya fue resuelta tanto en el PJ-FpV como en el Frente Renovador, los dos bloques opositores con más peso en el Congreso.

Cleri ya citó a los integrantes de la bicameral para el primer jueves de febrero con el objetivo de discutir allí otros DNU enviados por la Casa Rosada: tres referentes a cuestiones impositivas y uno que modifica la Ley de Ministerios para separar Hacienda y Finanzas. Debido a que el Ejecutivo tiene diez días para enviar los DNU al Congreso para su revisión, es probable que la comisión termine tratando todos los decretos el jueves 2.

Para que un DNU quede sin efecto deben rechazarlo las dos Cámaras.

Algo que no sucedió nunca desde que la reforma constitucional dio lugar a ese mecanismo. Más allá de ese antecedente, si en este caso el intento opositor prosperase, el Gobierno habrá logrado implementar la norma durante el tiempo que le lleve a la oposición conseguir el rechazo en Diputados y en el Senado. Con eso, evitará la catarata de juicios laborales que avizoraba la Casa Rosada para las próximas semanas, dado que el 31 de enero termina la feria judicial y, sin el DNU, continuaría vigente la ley actual con la reforma a mitad de camino de ser sancionada en el Congreso.

Además del frente opositor, Macri deberá lidiar también con el frente interno.

El diputado oficialista Ricardo Alfonsín (UCR) ya advirtió que con la reforma de la Ley de ART por DNU, el Ejecutivo lleva adelante "un acto claramente contrario al principio republicano de la división de poderes". "No se dan las circunstancias graves y excepcionales que habilitan al Ejecutivo a realizar actos que son competencia exclusiva del Congreso", subrayó.

En la misma línea se expresó el bloque kirchnerista en Diputados, que consideró que el DNU es "anticonstitucional, ilegal y perjudicial para los derechos e intereses de los trabajadores". El presidente de la bancada, Héctor Recalde, enfatizó que Macri "no puede por decreto modificar una ley y además está impedido de legislar porque es el Presidente de la Nación, es decir cabeza del Poder Ejecutivo". "Nos da la sensación de que hubo una reforma constitucional autoritaria y no nos enteramos", ironizó Recalde.