Contáctenos

A través de este formulario podrá dejarnos sus comentarios, sugerencias o inquietudes.

Dirigido a:

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Reportar Comentario

Estas reportando este comentario a la redacción de El Cronista.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Recomendar Nota

A través de este formulario podrá recomendar la noticia que esta leyendo.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar
U$D
/
MERVAL

La ofensiva gremial llegó antes que el alivio que promete la economía

El paro general se produce en momentos en que la población no percibe beneficios del incipiente rebote. Consumo masivo, ventas minoristas e industria, aún en picada

La ofensiva gremial llegó antes que el alivio que promete la economía

El primer paro general lanzado por la CGT contra el presidente Mauricio Macri y su modelo económico llega cuando los números de la macroeconomía le dan, por poco, la derecha al Gobierno, en contraposición con la crisis que aún se percibe en la calle.

En una curiosa manera de explicar que lo sucedido en sus primeros nueve meses de gestión era inevitable, el 28 de septiembre pasado Macri dijo: "Este es el punto de partida sobre el que acepto ser evaluado". Desde ese momento, luego de que el Indec informara que la pobreza había crecido hasta el 32,2% de los hogares en el segundo trimestre de 2016 (hace unos días el organismo midió un 30,3% para el segundo semestre), los indicadores económicos muestran que la actividad mejoró poco y la situación se complica en la calle con caídas del consumo masivo y creciente conflictividad social.

A continuación, un repaso de los principales indicadores económicos:

-Inflación. El aumento generalizado de precios, que alcanzó el 40%, fue el gran tema del año pasado. Octubre (2,4%) y febrero último (2,5%) fueron los meses con mayor inflación en este período, impulsados por aumentos en tarifas del gas y luz, respectivamente. El incremento de precios acumulado en cinco meses fue de 9,3%. La inflación núcleo, sin precios regulados ni estacionales, que compone el 70% del Índice de Precios al Consumidor (IPC) del Indec, y mira el Banco Central (BCRA) para ajustar las tasas de interés, solamente perforó en el primer mes de 2017 el 1,5% que se fijó como objetivo su presidente, Federico Sturzenegger. En enero fue de 1,3%. Desde octubre, la inflación núcleo acumulada es de 8,6%.

-Actividad. De la caída del 2,6% del PBI que midió el Indec en todo 2016, Macri reconocería buenos números. Es que en octubre, la actividad se mantuvo estable respecto al mes anterior, en noviembre creció 1,2%, en diciembre otro 1,6% y solamente en enero hubo una reducción de 0,5% en relación a diciembre, con cifras desestacionalizadas del Estimador Mensual de Actividad Económica (EMAE) que el Indec comunicó en marzo.

La actividad industrial también presentó una mejor performance que la mostrada a mitad de 2016, el peor momento de la crisis a nivel macro. En octubre, el sector fabril vio un descenso de 8% respecto al mismo mes de 2015, pero en noviembre bajó 4,1% interanual, en diciembre 2,3% y en enero 1,1%. En febrero se revirtió la tendencia, con un desplome de 6%.

La utilización de la capacidad instalada trepó de 63,9% en el noveno mes de 2016 a 68,4% en noviembre y cayó hasta un piso de 60,6% en el primer mes de este año. Esta tarde, el Indec difundirá la UCII de febrero.

-En la calle. Pese a que, efectivamente, la economía parece haber tocado piso antes de que el Presidente pidiera que se empezara a juzgar su tarea, el común de la gente no siente las pequeñas mejoras de la actividad. Para la Confederación Argentina de la Mediana Empresa (CAME), las ventas minoristas pasaron de caer 8,2% anual en octubre a 2,5% en enero, pero en febrero volvieron a bajar 4,1% y en marzo 5,8%, por el efecto "precios nuevos, salarios viejos" y la incertidumbre que abrió el programa Precios Transparentes.

Otra prueba de que la crisis sigue en "la calle" es que el consumo masivo había descendido un 7,5% interanual en octubre según la consultora CCR y en febrero cayó un 5,7%, con malas cifras en todas las categorías, menos en golosinas.
Así, el Índice de Confianza del Consumidor que elabora la Universidad Torcuato Di Tella exhibe que en octubre la confianza había subido un 6,3% respecto a septiembre. Ya en noviembre volvió a bajar un 4,6% intermensual y luego se estancó. En febrero, la confianza de los consumidores descendió 8,5% en relación a enero y en marzo tuvo un repunte marginal, de 0,7%.