Contáctenos

A través de este formulario podrá dejarnos sus comentarios, sugerencias o inquietudes.

Dirigido a:

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Reportar Comentario

Estas reportando este comentario a la redacción de El Cronista.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Recomendar Nota

A través de este formulario podrá recomendar la noticia que esta leyendo.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

La nueva Policía no tendrá más cajas chicas en las comisarías

El Gobierno porteño retirará el manejo de efectivo de las dependencias. Los agentes dejarán las tareas administrativas para reforzar la presencia en los barrios

El Sistema Integral de Seguridad Pública aprobado a mitad de mes dio el aval para que el 1° de enero comience a funcionar la "Policía de la Ciudad de Buenos Aires", tal cual se conocerá a la fuerza que reunirá a los 18.000 efectivos transferidos de la Policía Federal y los 6900 que posee la Metropolitana. Para ello, el Ejecutivo porteño trabaja en estos días en la reglamentación del accionar de la fuerza.
Durante el debate de la ley, la oposición manifestó su temor de que la nueva fuerza se "contagie" de prácticas repudiadas que aún persisten en la Federal. En línea con ese reclamo, el Gobierno porteño revisa los antecedentes de los agentes transferidos y ya tomó definiciones operativas. Entre ellas, prevé acabar con la "caja chica" de las comisarías. Cada una de las 53 delegaciones funcionará como una dependencia descentralizada que deberá pedir sus insumos a una oficina creada bajo la órbita del Ministerio de Seguridad. Sea para obtener artículos de oficina o reparar patrulleros, cada comisario elevará un pedido a esta oficina, lo que desterrará el manejo de efectivo.
En el nuevo esquema que regirá desde 2017, el agente policial irá dejando las tareas administrativas para volver a prestar servicio en la calle, donde será asistido con cámaras y el sistema de radio a fin de disuadir del delito. Su despliegue en el territorio se definirá según información estadística, como la población del barrio, el flujo del tránsito, el ancho de calle, las migraciones diarias y la actividad diurna y nocturna.
El arma reglamentaria de los agentes será la Beretta PX4 Storm F, ya en uso dentro de la Metropolitana. Quienes vienen de las fuerzas federales tendrán que modernizar su pistola, cuyo uso, bajo la nueva reglamentación, queda reservado para situaciones "justificadas". En concreto, el policía responderá por cada bala disparada.
El uso del teléfono celular en servicio ya fue sujeto a polémica: las nuevas reglas intentarán acotar el uso de redes sociales para que el dispositivo móvil sea un instrumento de gestión y no de distracción.
El personal trabajará ocho horas, más servicios adicionales que serán administrados y pagados por las autoridades, poniendo foco en espectáculos públicos (en especial, el fútbol). Fuera de ese horario, los policías no tendrán obligación de identificarse o de intervenir ante un ilícito, aunque sí tendrán que dar el alerta y, de recibir órdenes, permanecer en la zona del ilícito. En estos casos, y por defensa personal, rige el permiso de circular armados.
Con la nueva ley, los efectivos contarán con un sistema que potenciará la denuncia institucional, con la necesaria reserva para que el agente no sufra consecuencias de sus superiores. Asimismo, se reforzará la recepción de denuncias con el objetivo de "blanquear" los delitos menores y contar con mayor información sobre el accionar de las bandas. Esta información ayudará a conformar el "Mapa del Delito", de acceso público.
Además, la ley prevé la convocatoria a Foros de Seguridad Pública (Fosep), donde los vecinos podrán intercambiar opiniones sobre el accionar policial. Desde el Gobierno admitieron que, en base a esta información, se podrán modificar las zonas de influencia de las comisarías.
La nueva fuerza se regirá con un escalafón único, algo considerado clave para mejorar la estructura de mando. Quienes pretendan ascender tendrán que pasar por el flamante instituto universitario, que espera egresar cada año a unos mil nuevos efectivos.