La misión del FMI llega el martes a Buenos Aires para negociar un nuevo acuerdo

Julie Kozack y Luis Cubeddu, que encabezaron la visita exploratoria de octubre, llegarán la semana que viene para empezar las conversaciones. La agenda fiscal y monetaria del Gobierno serán las claves del diálogo, del cual el Fondo no tiene fecha establecida para que desemboque en un acuerdo.

La delegación del Fondo Monetario Internacional (FMI) que iniciará las negociaciones por un nuevo programa de financiamiento con la Argentina arribará el martes 10 a Buenos Aires y avisó que no tiene fechas establecidas para llegar a un acuerdo, más allá de la celeridad con la que el Gobierno quiere sellar un arreglo.

Se trata de la misma misión que vino en octubre en su visita exploratoria, encabezada por la directora adjunta del Hemisferio Occidental del organismo, Julie Kozack, y el jefe de misión para la Argentina, Luis Cubeddu, que según un vocero del Fondo estarán en el país desde el martes.

Las conversaciones se centrarán "en la agenda fiscal, monetaria y estructural" que tiene el Gobierno, que busca un programa de financiamiento que reemplace el firmado en 2018 y que equivale a una deuda de cerca de u$s 45.000 millones.

La visita de octubre tuvo como fin para el organismo obtener un mayor entendimiento de las últimas medidas que habían tomado el Ejecutivo y el Banco Central (BCRA), con el endurecimiento del cepo y la baja transitoria de retenciones que habían dotado de incertidumbre al escenario económico, con una disparada de la brecha cambiaria.

Tras una semana de reuniones con funcionarios y haber realizado un análisis de la coyuntura, la directora del FMI, Kristalina Georgieva, en una conferencia de prensa manifestó su preocupación por los desafíos de Argentina, que calificó como "dramáticos"; señaló un empeoramiento de los indicadores socioeconómicos y exhortó a la administración de Alberto Fernández a establecer una "hoja de ruta".

De todas maneras, el Fondo resalta que su objetivo es el de "apoyar al pueblo argentino" y sentar las bases para una "economía más estable y un futuro más próspero", más allá del duro diagnóstico.

El Gobierno cumplió el jueves con un vencimiento trimestral de intereses de cerca de u$s 300 millones, que constituía la principal obligación de pago en dólares en lo que resta del año, luego del canje tanto de los bonos en moneda extranjera tanto de ley local como de ley neoyorquina.

La idea del Gobierno es atrasar los pagos de capital, que comienzan en 2021 y que se intensifican desde 2022, hasta 2024, mientras que financiaría la cancelación de intereses con desembolsos de otros organismos multilaterales, según planteó el oficialismo en el proyecto de Presupuesto 2021, en el cual se recortarían las metas fiscales tanto de este año como del que viene.

Además, como otro gesto que apunte a mostrar una mejor carta de presentación para el inicio de las negociaciones, el oficialismo apuesta a que con apoyo de la oposición el Presupuesto 2021 sea aprobado la semana que viene en el Senado, luego de haber obtenido ya media sanción en la cámara baja.

Tags relacionados

Compartí tus comentarios