La misión del FMI deja este viernes la Argentina y lleva sus conclusiones al Board

Los técnicos del Fondo Monetario Internacional (FMI) partirán rumbo a Washington, Estados Unidos, para hacer un análisis sobre la situación fiscal, la emisión monetaria, el dólar y el sector externo. Deben justificar que están las condiciones para acceder a un nuevo acuerdo.

Los miembros de la misión del Fondo Monetario Internacional (FMI) dejarán este viernes la Argentina después de 10 días en el país y se irán con rumbo a Washington, Estados Unidos, para llevarle al Directorio (Board) sus conclusiones acerca de la situación fiscal y todas sus derivaciones: la emisión monetaria del Banco Central (BCRA), el precio del dólar y las dificultades para acceder al mercado cambiario formal de cambios, la brecha, las exportaciones y el saldo comercial.

Será en su revisión del Artículo IV, que se volverá habitual en los próximos años, una vez que se acceda a un nuevo programa de Facilidades Extendidas (EFF, por sus siglas en inglés).

Durante este viernes, se espera que el FMI emita un comunicado sobre su estadía en la Argentina, en la que conocieron de primera mano la situación política, el entramado de alianzas del Frente de Todos y la posibilidad de que un ajuste en las cuentas públicas sea respaldado por todas las vertientes del oficialismo y también por la oposición, los empresarios, los gremios y la sociedad civil en su conjunto.

El paso de 10 días por Buenos Aires tuvo reuniones presenciales y virtuales, después de que el jefe de la misión, Luis Cubeddu, diera un falso positivo en un test por Covid-19 el fin de semana pasado.

Frente al Board, los técnicos del FMI tendrán que justificar ante los directores de los países miembro las condiciones que tiene la Argentina para acceder a un desembolso de u$s 45.000 millones de capital para repagar el Stand By Agreement (SBA) anterior.

En el Board del FMI el voto clave es el de Estados Unidos, en pleno proceso de recambio de autoridades por la victoria de Joe Biden ante Donald Trump.

Otros directores a seducir son los de Japón, China, Alemania, Francia y el Reino Unido de la Gran Bretaña. Estos últimos fueron los más reacios a firmar el acuerdo de 2018.

El ministro de Economía, Martín Guzmán, está abierto a negociar unas décimas del déficit primario para 2021, presupuestado en 4,5% del PBI.

El Gobierno intenta mostrar que necesitará menos emisión monetaria y se financiará con más deuda.

Y que pese a reducir el déficit respecto a 2020 (que extraordinariamente por la pandemia superaría el 7%), el gasto público primario seguirá en ascenso. El ajuste, exhiben, sería solo por pagar menos intereses de la deuda.

Tags relacionados

Más de Economía y Política

Compartí tus comentarios