Contáctenos

A través de este formulario podrá dejarnos sus comentarios, sugerencias o inquietudes.

Dirigido a:

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Reportar Comentario

Estas reportando este comentario a la redacción de El Cronista.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Recomendar Nota

A través de este formulario podrá recomendar la noticia que esta leyendo.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

U$D

DÓLAR
/
MERVAL

La marcha de 8M, una verdadera marea feminista

En una movilización que reunió diferentes sectores, agrupaciones políticas, organizaciones sociales y personas autoconvocadas, la marcha del 8M en la Ciudad de Buenos Aires fue masiva y la más grande a nivel mundial. Duro reclamo a todos los niveles del Estado y fuertes críticas al actual gobierno de Mauricio Macri.

La marcha de 8M, una verdadera marea feminista

Gisela Herrera sostenía, parada arriba del escenario, un cartel con su cara. La cartulina rosa tenía pegado el pedido de su reincorporación y el cumplimiento de la Ley de Protección Integral a las Mujeres  N° 26.485. Hace tres semanas su caso se hizo conocido: víctima de la violencia de su expareja, Gisella faltaba a su trabajo por miedo a salir de su casa. Desde Trenes Argentinos consideraron que sus inasistencias no estaban justificadas y la despidieron. Su caso fue uno de los que generaron el apoyo masivo en las asambleas preparatorias del 8M.

Las actividades de hoy habían sido consensuadas entre las mujeres que, durante los viernes de febrero, asistieron a la Mutual Sarmiento a debatir no sólo cómo se organizaría la jornada sino también los puntos que contendría el documento, quién lo leería e incluso el orden de las columnas de la movilización.

En esas decisiones colectivas se definió que la consigna fuese: "Aborto legal, basta de ajuste y despidos". Esa fue la consigna de una enorme pancarta blanca de letras violetas que encabezó la marcha. Detrás de las despedidas, que llevaban la bandera con la consigna, marchó la Campaña Nacional por el Derecho al Aborto, que esta semana presentó el proyecto de interrupción voluntaria del embarazo en Diputados por séptima vez consecutiva y cosechó un récord histórico de firmas. 

La concentración comenzó alrededor de las 15.30 en Plaza de Mayo, desde donde estaba planeado que arrancara la movilización. La masividad de la convocatoria hizo que, tres horas después, las mujeres que encabezaban la marcha continuaran perdidas entre la marea feminista. Los cálculos hablan de una asistencia de 500.000 personas

Norita Cortiñas: "Las rondas están por cumplir casi 41 años y siguen teniendo el mismo significado. Este jueves más todavía porque nos esperan para engrosar la gran marcha por el día de la mujer, así que con todas las mujeres de ayer y de hoy estamos caminando".

Gabriela Mansilla, mamá de Luana, la primera niña trans en obtener su DNI sin trámite judicial, le dijo a El Cronista: "Marcho porque tengo una hija trans. Porque la quiero viva, porque quiero que la incluyan, porque no quiero que la consideren un varón, porque la identidad no pasa por la genitalidad y porque me parece que es importante para el país esta revolución que se está dando de las mujeres. Tenemos los mismos derechos. Defiendo el aborto legal, seguro y gratuito para los varones trans que no están contemplados y nos falta mucho para que no haya más violencia".

Además de la movilización de diferentes columnas a lo largo de Avenida de Mayo, en la intersección con 9 de julio una masiva concentración de agrupaciones sindicales y movimientos sociales complicó el avance. El atascamiento provocó que el inicio de la lectura del documento se retrasara casi una hora, porque estaba previsto que comenzara a las 19 y pero recién arrancó 50 minutos después.

El documento de siete páginas (que se puede leer completo al final de esta nota) llevó una hora de lectura. El listado de reivindicaciones fue muy abarcativo pero fueron dos los puntos centrales: el pedido por la aprobación del aborto legal, seguro y gratuito; y un fuerte rechazo a las políticas económicas implementadas por la gestión de Mauricio Macri.

"Nuestra fuerza callejera empujó a este momento histórico en el que el derecho al aborto legal, seguro y gratuito exige ser tratado en el Congreso y nos declaramos en alerta y movilizadas frente al uso oportunista del sistema político de nuestro histórico reclamo de autonomía", leyó la periodista Liliana Daunes desde arriba del escenario, sentada al lado de las madres de Plaza de Mayo Nora Cortiñas, Lita Boitano y la histórica militante lesbo-feminista Ilse Fuskova.

En otro tramo, Daunes leyó: "Contra el ajuste del neoliberalismo magro que encara en nuestro país el gobierno de Macri y la Alianza Cambiemos, con la connivencia de los gobiernos provinciales, rechazamos la precarización total de nuestras vidas".