Martes  08 de Octubre de 2019

La maldición del segundo: de qué se trata y cómo jugará en estas elecciones

Las elecciones presidenciales en Argentina pueden ser inciertas, pero hay algo que es seguro: el que sale segundo ya no será competitivo.

La maldición del segundo: de qué se trata y cómo jugará en estas elecciones

Ítalo Lúder, Eduardo Angeloz, José Bordón, Eduardo Duhalde, Carlos Menem, Elisa Carrió, Hermes Binner y Daniel Scioli tienen algo en común: todos ellos salieron segundos en una elección presidencial. Y después ya no pudieron ser competitivos para ese cargo.

¿Cuáles son los puntos de contacto en todos estos casos? ¿Le pasará lo mismo a quien salga segundo en las próximas elecciones? En primer lugar, un repaso por cómo se dio cada caso y de qué manera siguieron las carreras políticas de cada uno de los que se colgó la medalla de plata. 

En 1983, Lúder se convirtió en el primer peronista en perder una elección presidencial. Si bien era el favorito, cayó ante Raúl Alfonsín. La imagen de Herminio Iglesias y la quema del cajón es recordada como factor determinante sobre aquel resultado sorpresivo.

A partir de allí continuó trabajando dentro del Partido Justicialista. Fue electo diputado nacional en 1987 y dos años después ejerció brevemente como ministro de Defensa, durante el gobierno de Carlos Menem. Pero ya no fue considerado para competir nuevamente por la presidencia por el peronismo.

Seis años después, en 1989, Eduardo Angeloz compitió ante Menem para suceder a Alfonsín. Luego de su derrota ante el riojano, Angeloz continuó como gobernador de Córdoba e incluso fue reelecto en 1991. También fue senador nacional a fines de esa década, pero no volvió a ir por la presidencia.

En 1995, después de la reforma constitucional, Menem llegaba fortalecido y lograría su reelección. La UCR, en cambio, atravesaba un proceso de crisis y quedó en tercer lugar. Segundo fue José Bordón, del Frepaso.

Bordón había sido diputado nacional y gobernador de Mendoza por el PJ, pero se fue del partido durante el primer mandato de Menem. Luego, Bordón ocuparía cargos regionales y diplomáticos. De hecho, fue embajador en Estados Unidos durante todo el mandato de Néstor Kirchner y actualmente lo es en Chile.

Después de los más de diez años en los que Menem ejerció en la Casa Rosada, la Alianza logró el triunfo de la mano de Fernando De la Rúa. Segundo fue Eduardo Duhalde, quien ocupó casi todos los puestos imaginables de la política argentina. Igualmente, la crisis 2001 terminó con Duhalde como presidente, aunque no lo hizo mediante el voto popular, sino por decisión del Congreso.

En 2011, Duhalde volvería a ser candidato a presidente, pero quedó lejos: no llegó al 6% de los votos.

2003 fueron unas elecciones particulares, con cinco candidatos separados por solo diez puntos. Si bien en primera vuelta Menem derrotó a Néstor Kirchner, luego no se presentó al ballottage, que tenía como gran favorito al santacruceño. Dos años después, Menem asumió como senador nacional. Renovó dos veces ese cargo, que ostenta hasta la actualidad. Pero ya quedó en un segundo plano en la política nacional.

Elisa Carrió terminó en segundo lugar en 2007, detrás de Cristina Kirchner. Si se compara con las siguientes elecciones, es el caso más extremo: pasó del 23 al 1,8% de los votos en cuatro años. Si bien ya no aspiró a la presidencia –más allá de haber sido precandidata en 2015–, sí logró reflotar su influencia política y se convirtió en una de las voces clave del gobierno de Macri.

En 2011 Cristina Kirchner logró su triunfo más contundente, con el 54% de los votos. Pero lo más llamativo no fue eso, sino la distancia que logró con el segundo. Le sacó 37 puntos a Hermes Binner. El entonces gobernador de Santa Fe volvió a someterse a las urnas, en 2013 –ganó como candidato a diputado– y en 2015 –fue cuarto como candidato a senador–, pero ya perdería relevancia a nivel nacional.

Cuatro años después, en las elecciones que llevarían a Mauricio Macri a la presidencia, Daniel Scioli quedó en segundo lugar, a menos de tres puntos en la segunda vuelta. Dos años después fue candidato a diputado nacional en el quinto lugar de la lista por la provincia de Buenos Aires. Este año había lanzado su carrera presidencial, pero se disipó lentamente después del lanzamiento de la fórmula Fernández-Fernández.

Las causas del fenómeno y el futuro

Para el politólogo Andrés Malamud este fenómeno no es propio de la Argentina. “En Estados Unidos pasa lo mismo. La causa es que, a diferencia del PT brasileño y los partidos uruguayos y chilenos, los partidos argentinos son más rápidos en la rotación del liderazgo”. Y lo utiliza una analogía cruda, ya que sostiene que “si en Francia y Rusia la revolución se comía a sus hijos, en Argentina la derrota se come a sus padres”.

Para este año, Malamud no tiene dudas. Sea quien sea el segundo cree que “el que pierde, fue”.

Su colega Facundo Cruz explica el fenómeno con tres causas. La primera es que “la política argentina es muy vertiginosa. Si no tenés un cargo para sostener tu carrera, es difícil que te mantengas. Y tampoco sirve un cargo legislativo, porque pasás a ser uno más”.

“La política argentina es muy vertiginosa. Si no tenés un cargo para sostener tu carrera, es difícil que te mantengas. Y tampoco sirve un cargo legislativo, porque pasás a ser uno más”.

La segunda tiene que ver con los propios partidos, que “buscan la renovación de las figuras para no volver a perder”. Y en tercer lugar sostiene que la política argentina “requiere de liderazgos nacionales, pero tiene anclajes provinciales”, y que las provincias son las que mueven a los partidos mayoritarios a realizar acuerdos.

Hacia el futuro cercano cree que esta máxima continuará vigente. “Si pierde Alberto Fernández será muy llamativo. Eso hará que la estrategia de construcción del peronismo, que hoy ve altas chances de ganar, tenga una crisis grande, por lo que él se correrá del centro de la escena”.

Del otro lado, cree que una derrota de Cambiemos generará un impacto sobre Macri, ya que ejerció un liderazgo muy centralizado. “Se puede esperar una conducción más horizontal, con otros actores con capacidad de decisión, como los gobernadores que estén en gestión”, concluye.

No hay comentarios. Se el primero en comentar
MONEDAS Compra Venta
DÓLAR B. NACIÓN0,000057,500062,5000
DÓLAR BLUE0,375965,750066,7500
DÓLAR CDO C/LIQ-1,5111-75,4809
EURO0,376565,921666,1711
REAL0,405314,184414,2436
BITCOIN-0,47018.077,14008.083,4500
TASAS Varia. Ultimo
BADLAR PRIV. Pr. ARS3,283247,1875
C.MONEY PRIV 1RA 1D-0,877256,5000
C.MONEY PRIV 1RA 7D-0,862157,5000
LIBOR0,05311,0546
PLAZO FIJO0,000047,5000
PRESTAMO 1RA $ 30D-0,662861,4500
TNA 7 DIAS-0,302846,0900
BONOS Varia. Último Cierre Día Anterior
BODEN 20150,00001.424,501.424,50
BOGAR 20180,00009,829,82
BONAR X0,00001.585,501.585,50
CUPÓN PBI EN DÓLARES (LEY NY)0,0000160,00160,00
CUPÓN PBI EN PESOS-1,63932,402,44
DISC USD NY2,496778,0076,10
GLOBAL 20170,00001.676,001.676,00
BOLSAS Varia. Puntos
MERVAL3,622032.252,7800
BOVESPA-0,3800106.269,2500
DOW JONES-0,400027.934,0200
S&P 500 INDEX-0,37563.120,1800
NASDAQ-0,51008.570,6580
FTSE 1000,14007.139,7600
NIKKEI-0,580021.803,9500
COMMODITIES Varia. Último Cierre Día Anterior
SOJA CHICAGO-0,7680332,3469334,9189
TRIGO CHICAGO0,5859189,2301188,1278
MAIZ CHICAGO-1,0135144,1871145,6635
SOJA ROSARIO-0,9728254,5000257,0000
PETROLEO BRENT2,446262,400060,9100
PETROLEO WTI3,125657,080055,3500
ORO-0,22401.470,00001.473,3000