U$D

JUEVES 21/03/2019

La macro de los "Cuadernos", más fuerte que el "Lava Jato"

La macro de los

Desde que irrumpieron los "Cuadernos K", surgió la tentación de pronosticar un derrumbe económico análogo al que vivió Brasil con el Lava Jato. Ayer mismo, como lo informa El Cronista, el titular de la UIA, Miguel Acevedo, advirtió que las investigaciones podrían profundizar la recesión. "No creo que ni los bancos ni los que otorgan garantías se animen a avanzar sin saber en qué situación judicial están las empresas", dijo. Es posible que lo haya dicho al borde del espanto por los procedimientos judiciales con colegas del empresariado y ante la falta de certezas del final de la historia.

Por ahora, no surge tan claro que suceda una idéntica deriva por razones judiciales. Y si son más fuertes las fuerzas que ya venían tumbando la actividad. Alertado por la premonición, el economista Jorge Vasconcelos, de la Fundación Mediterránea, advirtió las diferencias entre la economía brasileña desde marzo de 2014, cuando empezaron a aparecer las primeras noticias del Lava Jato, con la situación de la Argentina. Señaló que la principal causa de la recesión del gigante de la región fue la inconsistencia de la política económica de Dilma Rousseff.

En Brasil, apuntó, la piedra de toque fue el error inicial de intentar empujar la demanda cuando empezaron a caer los precios de la materias primas en 2011. "Así, el déficit fiscal en Brasil pasó de seis puntos del PBI en 2014 a 10,2 % en 2015 y 9% en 2016, espiralizando la deuda pública (bruta), de 56,3% del PBI en 2014 a 65,5% y 70%, respectivamente, en 2015 y 2016", recordó Vasconcelos.

En 2014, Rousseff buscó ser reelecta y, como ocurre en los años electorales, se acentuaron los desequilibrios fiscales. Cuando asumió su segundo mandato, en 2015, designó a un ministro de Hacienda ortodoxo para hacer el ajuste fiscal. Joaquim Levy debía recortar, pero estos no lo logró. El economista de la Mediterránea recuerda que entonces se dio un "verdadero vaciamiento de Petrobras, que se reflejó en la cotización de la empresa, en su capacidad de invertir y también en la inversión pública y en la construcción". Algo así ahora no sucede aquí.

Vasconcelos no desestima que el Lava Jato haya pegado en la economía brasileña, pero allá le pegó al Gobierno del PT y generó un sálvese quien pueda en aliados y opositores. Aquí los hechos son de una administración anterior. Allá, dinamitó el sendero de inversiones de Petrobras y de sus proveedores. Y mató a la política de créditos blandos del Bndes; introdujo incertidumbre en medio de fuertes inconsistencias macro. El dólar en Brasil cerró a 2,66 reales a fin de 2014, después de nueve meses de Lava Jato, pero subió a 3,9 reales a fines de 2015, cuando se advirtió que Rousseff ya no tenía capacidad para devolver el equilibrio a la macro brasileña, afirma Vasconcelos.