Contáctenos

A través de este formulario podrá dejarnos sus comentarios, sugerencias o inquietudes.

Dirigido a:

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Reportar Comentario

Estas reportando este comentario a la redacción de El Cronista.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Recomendar Nota

A través de este formulario podrá recomendar la noticia que esta leyendo.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar
U$D
/
MERVAL

"La ley de la Competencia debería incorporar la figura del arrepentido"

El especialista en regulación de la Competencia y ex titular de la FTC, William Kovacic,  disertó sobre buenas prácticas para evitar el abuso de posición dominante y cartelización

Profesor de Derecho de la Competencia en la Universidad George Washington y ex número uno del organismo regulador de la Competencia en los Estados Unidos, la Federal Trade Commission (FTC) entre 2006 y 2011, William Kovacic visitó Buenos Aires para brindar una charla sobre "Los Beneficios de la Competencia y el Marco Legal Argentino" en la Facultad de Derecho de la UBA.

Conocedor del "caso argentino" y asesor de los actuales funcionarios de la Secretaría de Comercio, Kovacic trazó, durante un encuentro con periodistas, su diagnóstico sobre el marco regulatorio de la competencia en el país y ofreció sus recomendaciones. En especial, Kovacic abogó por la creación de una agencia regulatoria de la competencia independiente, con poder de investigación y de imposición de sanciones efectivas para quienes incumplan con la ley.

– ¿Cómo ve la situación de la regulación de la competencia en la Argentina?
– Hay mucho por mejorar en términos regulatorios. Pero lo positivo es que hay nuevos funcionarios con mucha capacidad y actitud proactiva hacia una reforma y actualización de la Ley de la Competencia, que incorpore las mejores prácticas que ya se están implementando en el mundo.

–¿Cuáles serían esas mejores prácticas?
– Yo las resumo en tres ítems. El primero es construir una autoridad regulatoria efectiva e independiente, como es la FTC en los Estados Unidos, cuyos miembros son académicos y no pueden ser removidos por cuestiones políticas. El segundo es la implementación de la figura del "arrepentido", que pueda denunciar casos de cartelización o abuso de posición dominante, a cambio de no ser sancionado. En tercer lugar, dotar a este organismo regulatorio del poder de revisión y autorización de fusiones y adquisiciones ex ante y no ex post como es ahora.

– Pero ¿puede una autoridad regulatoria local prohibir una fusión de empresas multinacionales que ya fue autorizada en sus países de origen?
– Sí, puede en tanto y en cuanto esas empresas realicen negocios en su territorio y a partir de fusionarse obtengan una posición dominante en ese mercado. En muchos de estos casos, los países suelen actuar en bloque y no individualmente.

–En referencia a la figura del arrepentido, ¿cree que una empresa va a denunciar a otra de "cartelización" cuando es una práctica de la que ambas se benefician?
– Sí, y de hecho esta figura ya fue implementada en países de la región como Chile, México y Brasil. El escándalo del Lava Jato surgió a partir de este tipo de denuncias. Es más, creo que una vez que se implemente esta figura aquí, muchos empresarios querrán ser los primeros en denunciar para no ser denunciados...

– Estos casos están ligados a la corrupción, y suele haber funcionarios del Estado involucrados, más allá de las empresas...

– Así es, siempre hay empresarios que ofrecen un soborno y funcionarios que lo aceptan. Por eso asegurar una mayor competencia y más transparencia en las reglas es una de las formas más efectivas de luchar contra la corrupción. Cuando hay corrupción, el Estado paga sobreprecios, y en realidad este costo lo pagan los más vulnerables. Si construir una escuela o un hospital sale un 30% más caro y lleva el doble de tiempo, eso lo terminan pagando los que tienen menos recursos y no pueden pagar un colegio o clínica privados...

– ¿Cree que la política de Datos Abiertos contribuye a mejorar la competencia?
– Totalmente, y hay una muy buena experiencia en Ucrania, por ejemplo. A partir de digitalizar toda la información sobre compras y licitaciones públicas, hubo más competidores en cada compulsa y mejores precios. La clave es hacer más simple y accesible la información. Con una mayor competencia se reducen costos y se obtienen beneficios sociales tangibles.