Contáctenos

A través de este formulario podrá dejarnos sus comentarios, sugerencias o inquietudes.

Dirigido a:

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Reportar Comentario

Estas reportando este comentario a la redacción de El Cronista.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Recomendar Nota

A través de este formulario podrá recomendar la noticia que esta leyendo.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

La justicia pide los e-mails de Cristina por presunto encubrimiento en la causa AMIA

El juez Ariel Lijo solicitó a la Casa Rosada las copias de los correos cuando la ex mandataria estaba en el cargo. Es en el marco de la causa por presunto encubrimiento a Irán, que había denunciado el fallecido fiscal Nisman.

La justicia pide los e-mails de Cristina por presunto encubrimiento en la causa AMIA

El juez federal Ariel Lijo requirió hoy a la Casa Rosada copias de los e-mails y mensajes que hayan enviado la ex presidenta Cristina Kirchner, y los ex secretarios Carlos Zannini y Oscar Parrilli, de 2011 a 2015, en el marco de la causa por presunto encubrimiento a Irán en el atentado a la AMIA, se informó en los tribunales.

Los documentos deberán ser buscados en los servidores informáticos de la Casa de Gobierno, que se supone han de almacenar la información que transita a través de las cuentas oficiales de correo electrónico y los sistemas internos de mensajería.

La orden del juez abarcó también a la Cancillería y a la Procuración General del Tesoro, en busca de los mensajes de sus respectivos ex titulares Héctor Timerman y Angelina Abbona.

El procedimiento se da en el marco de la causa penal que investiga si la ex mandataria y los otros imputados encubrieron el atentado terrorista a la AMIA al suscribir un memorándum de entendimiento con Irán, denuncia que formuló el fiscal Alberto Nisman antes de morir.

Lijo fue el juez a quien Nisman le presentó la denuncia contra Cristina Kirhcner y otros funcionarios y allegados a su gobierno el 14 de enero de 2015, cuatro días antes de ser hallado muerto en su departamento de Puerto Madero con un disparo en la cabeza.

La causa recorrió un largo derrotero hasta que, finalmente y después de la reapertura, recayó nuevamente en Lijo, quien delegó la investigación en el fiscal Gerardo Pollicita.