Contáctenos

A través de este formulario podrá dejarnos sus comentarios, sugerencias o inquietudes.

Dirigido a:

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Reportar Comentario

Estas reportando este comentario a la redacción de El Cronista.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Recomendar Nota

A través de este formulario podrá recomendar la noticia que esta leyendo.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

La jueza del caso Nisman quiere saber qué teléfonos usó Cristina

Buscan conocer los entrecruzamientos de llamadas de los días previos a la muerte del fiscal. Se incluyó también a Timerman y otros denunciados por encubrimiento a Irán

Fracasó mediación ayer entre la ex Presidenta y el periodista Feinmann

Fracasó mediación ayer entre la ex Presidenta y el periodista Feinmann

La ex presidenta Cristina Fernández de Kirchner sumó ayer una nueva preocupación judicial, luego de que la jueza de instrucción Fabiana Palmaghini ordenara identificar los teléfonos celulares y fijos que utilizó antes y después de la muerte del fiscal Alberto Nisman, ocurrida el 18 de enero de 2015 en circunstancias todavía no esclarecidas.

Se trata de la causa que investiga, justamente, el fallecimiento del ex titular de la Unidad AMIA, pero se vincula inexorablemente con la denuncia que el citado Nisman, cuatro días antes de morir, había radicado contra la ex mandataria por el presunto encubrimiento a Irán en la firma del memorándum de entendimiento por el atentado a la mutual judía de 1994, que dejó 85 muertos.

La decisión de Palmaghini se produjo casi en simultáneo con el pedido que el juez federal Claudio Bonadio realizó a su par Daniel Rafecas para tomar aquella presentación de Nisman y, a partir de allí, analizar la posibilidad de reabrirla en el marco de otro expediente que reside en el juzgado de Bonadio.

La jueza firmó una "orden de presentación" para que la Secretaría General de la Presidencia, la Jefatura de Inteligencia del Estado Mayor de las Fuerzas Armadas y las compañías de telefonía celular aporten "los abonados de telefonía celular que fueran asignados durante el período comprendido entre el 1 de diciembre de 2014 y el 2 de marzo de 2015, tanto por el Poder Ejecutivo como por la Agencia Federal de Inteligencia".

El pedido trasciende a Cristina y abarca al ex canciller, Héctor Timerman; al ex jefe de Gabinete, Aníbal Fernández; al ex jefe del Ejército, César Milani; al ex secretario de Seguridad Nacional, Sergio Berni; al ex titular de la AFI, Oscar Parrilli; a su entonces segundo Martín Mena; a los dirigentes de "La Cámpora" Andrés Larroque y José Ottavis; al dirigente de la comunidad iraní Alejandro Yusuf Khalil; al ex juez y abogado Luis Yrimia; al dirigente piquetero Luis D’ Elía y al líder de Quebracho, Fernando Esteche.

La enorme mayoría de ellos, con Cristina y Timerman a la cabeza, había sido incluida en la denuncia de Nisman, que Rafecas cerró por "inexistencia de delito" y que Bonadio pidió para determinar si la reabre como parte del caso en que investiga a Timerman por "traición a la patria", cuando el ex canciller reveló en una charla telefónica con el dirigente de AMIA Guillermo Borger, antes de la firma del memorándum, que Irán fue el país que cometió el atentado.

Por otra parte, la jueza requirió los registros escritos y de cámaras de seguridad de ingreso y egreso de la Quinta presidencial de Olivos entre el 11 y el 20 de enero de 2015. Días atrás trascendió que al registro que lleva adelante la Agrupación Seguridad de Inteligencia de la Presidencia de la Nación le faltan las hojas con las entradas y salidas del 15 al 19 de enero de 2015, período entre la denuncia de Nisman y su muerte.

Además, Palmaghini reclamó las filmaciones de los movimientos en el interior de la quinta presidencial de Olivos durante esa fecha. La medida para identificar los teléfonos es un paso previo a lo que se presume será la orden de un entrecruzamiento de las distintas líneas atribuidas a cada una de las personas mencionadas.