U$D

VIERNES 24/05/2019

La incertidumbre golpea al Mercosur y el Gobierno apura el acuerdo con Europa

A pocos meses de entregar la conducción del bloque, el macrismo entró en un sprint con la esperanza de cerrar acuerdos con el viejo continente y otros países. Temor por el regreso del kirchnerismo y el escepticismo del viejo continente.

La incertidumbre golpea al Mercosur y el Gobierno apura el acuerdo con Europa

Con el Gobierno de Mauricio Macri al frente de la presidencia temporaria del Mercosur por unos meses más, la unión aduanera que integran la Argentina, Brasil, Paraguay y el Uruguay inician esta semana una nueva ronda de negociaciones con la Unión Europea (UE) con vistas a cerrar una asociación estratégica que conllevaría una apertura de fronteras al comercio y las inversiones que ya lleva 20 años en discusión, y cuyo margen de éxito se reduce cada días frente al panorama de incertidumbre electoral, tanto en el país como en el viejo continente.

Más allá de las buenas intenciones, sudamericanos y europeos siguen sin ponerse de acuerdo sobre el futuro de un tratado birregional que comenzó a discutirse a comienzos de siglo, se paralizó durante el kirchnerismo, y retomó fuerza con la llegada de Cambiemos a la Casa Rosada. A pocos meses de terminarse el mandato iniciado en 2015, los intentos por cerrar se aceleran, temiendo -como los mercados- el regreso de una administración reacia a los mercados.

Las aguas se mantienen agitadas en ambas orillas. Mientras varios medios formadores de opinión resaltan las chances de retorno del peronismo por los malos índices del macrismo, la UE enfrenta a fines de mayo elecciones al Parlamento, bajo la amenaza para los europeístas de ver un crecimiento de las fuerzas euroescépticas, que pugnan por una "Europa de naciones", y son reacios a abrir sus fronteras, sobre todo en materia de intercambio de bienes agroindustriales, donde Sudamérica conserva una ventaja competitiva.

El escenario es más complejo aún si se considera que estos comicios podrían ser los primeros desde la década del 70 en los que el nivel de participación del electorado queda por debajo del 50%, lo cual muestra el desinterés y la desconfianza con el proceso de integración, mientras se acusa a la "burocracia de Bruselas" de las falencias.

Frente a esta realidad, se apresuran las conversaciones para impedir que se dé un "bloqueo" de la discusión, y que todo caiga en un impasse.

Días atrás, el secretario de Comercio Exterior del Brasil, Lucas Ferraz, declaró ante la agencia Bloomberg que ambas partes terminarán por ponerse de acuerdo en las próximas semanas o meses. En la misma línea, la jefa negociadora del Uruguay, Valeria Csukasi, declaró que "el Mercosur y la UE cerrarán las negociaciones en 2019".

En la otra vereda, que el vicepresidente del bloque europeo, Jyrki Katainen, consideró que "nunca las posiciones estuvieron tan cerca", y sugirió la posibilidad de que la negociación concluya en junio, durante una reunión a nivel ministerial

En el Gobierno fueron más cautos, pero de igual modo estiman que tres negociaciones en curso, que se llevan adelante con la UE, Canadá y y el EFTA, un bloque compuesto por Suiza, Noruega, Liechtenstein e Islandia, "están en condiciones de cerrarse en los próximos doce meses".

Comentarios0
No hay comentarios. Se el primero en comentar

Más notas de tu interés

Shopping