Contáctenos

A través de este formulario podrá dejarnos sus comentarios, sugerencias o inquietudes.

Dirigido a:

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Reportar Comentario

Estas reportando este comentario a la redacción de El Cronista.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Recomendar Nota

A través de este formulario podrá recomendar la noticia que esta leyendo.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar
U$D
/
MERVAL

La gobernadora incrementa la presión política sobre el FpV en busca del Presupuesto 2016

El PRO necesita ocho votos en la legislatura bonaerense para aprobar el proyecto que propone Vidal. Advierte que si la ley no sale hay intendentes K que no podrán pagar sueldos

A través de intendentes del Frente para la Victoria (FpV), el PRO incrementó en las últimas horas la presión política sobre los diputados bonaerenses de la oposición para que la gobernadora María Eugenia Vidal pueda tener finalmente el Presupuesto 2016 aprobado. Con la amenaza de recortarles el envío de fondos si el proyecto no es sancionado tal como está, el macrismo eligió a los jefes comunales como herramienta de presión sobre los legisladores. Aunque podría terminar no siendo una vía efectiva. En el FpV advierten que esos intendentes podrán agitar la pelea pública, pero no tienen votos en la Legislatura.
"Los intendentes, más que declaraciones, tienen que sumar diputados", observó un integrante de peso del bloque del FpV en diálogo con El Cronista, quien estimó que el tema no se resolverá esta semana; mientras en el PRO se esperanzan con resolverlo en lo inmediato. "Algunos, como Festa, no pueden pagar sueldos y aguinaldos y dependen de que nosotros les giremos un aporte desde el Tesoro Provincial", señaló un funcionario bonaerense al tanto de las negociaciones.
Se refería al intendente de Moreno, Walter Festa, quien en las últimas horas advirtió que los municipios tienen una "urgente necesidad de que se apruebe el presupuesto". "Dependemos de los recursos que giren la Provincia y la Nación. Si no nos envían los fondos vamos a tener serios problemas económicos", señaló el mandatario. En el mismo sentido se expresaron Gustavo Menéndez, de Merlo; Leonardo Nardini, de Malvinas Argentinas; Juan Zabaleta, de Hurlingham; Martín Insaurralde, de Lomas de Zamora; y Julio Pereyra, de Florencio Varela.
La expectativa del PRO es que esas declaraciones influencien a los diputados del FpV, que el último miércoles de 2015 no dieron quórum, descontentos con el nivel de endeudamiento (unos 94 mil millones de pesos) que propone el Presupuesto, entre otros puntos. "Esta semana vamos a trabajar en el tema y esperamos contar con los diputados del Frente para la Victoria. Mañana va a empezar a sonar el teléfono de todos los intendentes. Porque es muy cómodo para los diputados pero el que pone la cara en el pueblo con su gente es el intendente", evaluó el funcionario provincial, que además adelantó que el PRO no está dispuesto a ceder modificaciones al proyecto.
Vidal no necesita el voto de todo el FpV, sino solamente el de ocho de sus diputados. Sin embargo, el macrismo está convencido de que el bloque opositor no se partirá por la votación del Presupuesto, así que aunque sólo necesiten a algunos de ellos, deberán convencer a todos. Por eso eligieron la vía de los intendentes, a quienes definen como "los que tienen los votos", en referencia a que ganaron las elecciones en sus distritos pese a que su partido perdió la Gobernación. "Esto es una presión política y un llamado de atención, diciendo si no nos aprueban el presupuesto, la Provincia no va a poder girar los fondos", sinceran en el PRO.