Contáctenos

A través de este formulario podrá dejarnos sus comentarios, sugerencias o inquietudes.

Dirigido a:

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Reportar Comentario

Estas reportando este comentario a la redacción de El Cronista.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Recomendar Nota

A través de este formulario podrá recomendar la noticia que esta leyendo.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar
U$D
/
MERVAL

La foto de Aranguren con De Vido que el Gobierno busca aprovechar

por  ANALÍA ARGENTO

Editora de Política y Opinión

0

Teléfono en mano, con promesas y diálogo abierto, el Gobierno nacional siente que logró morigerar el costo político de la discusión por las tarifas en el Congreso. Pagó, pero “menos de lo que se preveía”, plantean en la Casa Rosada donde paradójicamente festejan que  el ministro Juan José Aranguren tenga que presentarse el martes 16 ante el plenario multitudinario de cinco comisiones. Evitó, es cierto, el mal trago de ser interpelado en el recinto pero el Gobierno teme y necesita evitar un daño mayor con el “show” de preguntas y planteos de una oposición que se unió en su contra y que encuentra en el tarifazo un tema para golpear la imagen de Cambiemos.

Varios son los datos que cuentan a favor. Cinco son las comisiones frente a las que tendrá que comparecer el titular de Energía: Defensa del Consumidor, Energía, Asuntos Constitucionales, Presupuesto y Obras Públicas. Dos de ellas están presididas por espadas del PRO como son Pablo Tonelli y Luciano Lapina. Punto a favor, aseguran quienes ya imaginan a ambos diputados liderando la contraofensiva oficialista y respaldando la estrategia del Gobierno política y reglamentariamente como ayer lo hizo el titular de Diputados, Emilio Monzó. Otra de las comisiones está en manos del Frente Renovador (Liliana Schwindt), otra la preside el Bloque Justicialista (Sergio Ziliotto) y justamente la de Energía la preside Julio De Vido. De todas las fotos o títulos posibles el Gobierno elige la del ex ministro sentado junto a Aranguren en la cabecera de la megareunión.  Hoy jaqueado por la justicia, en el foco de las denuncias por la obra pública, fue el  responsable del área durante todo el kirchnerismo. En términos macristas, De Vido es la imagen viva de “la pesada herencia”, quien pateó para adelante los aumentos, quien ejecutó políticas de “desinversión” y el culpable de que Mauricio Macri no tuviera opción y haya tenido que aplicar un shock tarifario. Una política de shock que, todo indica, el Gobierno no piensa frenar.