Contáctenos

A través de este formulario podrá dejarnos sus comentarios, sugerencias o inquietudes.

Dirigido a:

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Reportar Comentario

Estas reportando este comentario a la redacción de El Cronista.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Recomendar Nota

A través de este formulario podrá recomendar la noticia que esta leyendo.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar
U$D
/
MERVAL

La fortuna del Presidente pasó a un fideicomiso fundado por el Escribano de la Nación

El Presidente pasó sus bienes a un fondo ciego de una sociedad que presidió D’Alessio y de la que ahora es vicepresidente. Según el convenio firmado no pueden tener contacto

Los firmantes y el contrato que prohibe el contacto entre las partes

Los firmantes y el contrato que prohibe el contacto entre las partes

A una semana de anunciarlo en público, obligado a apurarlo políticamente en medio del escándalo por las sociedades offshore de Papeles de Panamá, si bien habían pasado 132 días desde que había adelantado la medida ya como presidente electo, el Gobierno difundió ayer el contrato que firmó Mauricio Macri para depositar sus bienes, que según su última declaración jurada del año pasado presentada en la Oficina Anticorrupción ascendían a casi $ 53 millones, en un fideicomiso ciego.

Este mecanismo es inédito entre los gobernantes argentinos, si bien es habitual en Estados Unidos y hasta lo utilizó el ex presidente chileno Sebastián Piñera con un final cargado de polémica. En resumen, implica que el mandatario cederá la administración de sus acciones de "4 Leguas S.A.", "Agropecuaria del Guayquirao S.A.", "Molino Arrocero S.A." y "María Amina S.A" y su participación del fideicomiso "Inmobiliario Caminito" a la firma "Seguridad Fiduciaria S.A".

El contrato (revelado primero por Big Bang News) entre el Jefe de Estado (que fijó domicilio en Av. Corrientes 545 piso 10, contrafrente) y Seguridad Fiduciaria, con la firma de su presidente José María Fernández Ferrari, fue celebrado anteayer. El segundo punto de sus considerandos, sentencia que "el Fiduciante (Macri) desea evitar conflictos de intereses y otorgarle transparencia a la administración de su patrimonio" durante su presidencia. A tal efecto, la Oficina Anticorrupción (OA), a cargo de la ex diputada Laura Alonso (PRO), intermediará entre ambas partes, con un mandatario que delegó decisiones sobre estos bienes, "como mecanismo para asegurar el carácter ciego de este fideicomiso".

El punto d) del artículo 5.1 (Declaraciones y Garantías), señala que la firma "se abstendrá de comunicarse directa o indirectamente con el Fiduciante (Macri)". El siguiente inciso, especifica que no podrán "discutir, intercambiar o difundir toda información relativa al Fideicomiso". No puede haber contacto entre ambas partes.

Según el boletín oficial porteño, "Seguridad Fiduciaria S.A." fue constituida el 19 de octubre de 2001 por Carlos Marcelo D’Alessio, mismo DNI que el actual Escribano General de la Nación nombrado por Macri (decreto 225/2015), en reemplazo del histórico Natalio Etchegaray, quien se desempeñaba en el cargo desde 1983. Junto a D’Alessio, ex titular del Colegio de Escribanos porteño, como Vicepresidente figuraba Fernández Ferrari. En una asamblea del 17 de agosto de 2012, según el boletín oficial nacional, ambos invirtieron sus roles en la sociedad.

"He decidido hacer un fideicomiso ciego, que es destinar a un conjunto de personas independientes que van a disponer de todos mis bienes y se van a ocupar de administrarlos mientras dure mi tarea pública, sin tener contacto conmigo", anunció Macri la semana pasada la inminente presentación del fideicomiso, en plena defensa oficial por los Papeles de Panamá, durante un acto en Casa Rosada. Seis días antes, el 30 de marzo, D’Alessio fue ratificado en asamblea como Vice de la firma "Seguridad Fiduciaria S.A.", en asamblea de directorio.

Redactado por el secretario de Legal y Técnica, Pablo Clusellas, desde la OA afirmaron ayer que ellos dieron su visto bueno "al borrador final" del inédito convenio, donde se detallaba el mecanismo, sin saber quién sería el administrador, una decisión del Presidente, sin ninguna ley que lo regule.