Contáctenos

A través de este formulario podrá dejarnos sus comentarios, sugerencias o inquietudes.

Dirigido a:

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Reportar Comentario

Estas reportando este comentario a la redacción de El Cronista.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Recomendar Nota

A través de este formulario podrá recomendar la noticia que esta leyendo.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

La fiesta en Tucumán: sol, slogan de campaña y el enigma de las naranjas

Con un sol pleno, los actos conmemorativos por el Bicentenario de la Independencia comenzaron temprano: minutos después de las 9.30 de la mañana, el presidente Mauricio Macri llegó a la Casa de Gobierno de Tucumán, en donde fue recibido por el gobernador Juan Manzur.

Como estaba previsto en el cronograma oficial, el presidente y los gobernadores hicieron una foto protocolar al frente de Gobernación tucumana.

Detrás de las vallas, a unos 50 metros, un grupo de personas miraba expectante los movimientos de los funcionarios nacionales y provinciales. Desde allí, para que Macri y otros referentes se acercaran, voceaban el slogan de campaña: ”¡Sí se puede!”, lo que era retribuido por el Jefe de Estado con algunos saludos cercanos.

Esta escena se repitió a lo largo del día en los diferentes puntos en los cuales hubo alguna cercanía de los integrantes del Ejecutivo con los tucumanos que se acercaron para acompañar el recorrido oficial.

Durante el día no se escucharon abucheos o reclamos en los sitios circundantes al presidente o sus funcionarios. El vallado y el hermetismo fue total. Tampoco se vieron agrupaciones políticas ni banderas partidarias.

Además de Macri, hubo también algunos vitoreos para Manzur, el exultante gobernador tucumano, que anoche en medio de los festejos en la Plaza Independencia remarcaba la envergadura de los actos organizados por la provincia.

La asistencia fue concurrida, especialmente en la noche del viernes para la vigilia y durante el desfile militar que recorrió la Avenida Mate de Luna, recuperando una retórica castrense casi perdida en la Argentina en la última década.

Fue en ese contexto, en el que se produjo una protesta en contra del Gobierno de Mauricio Macri, cuando un grupo de personas bloquearon la calle, hicieron una suelta de globos negros, y asociaron al actual presidente con la dictadura militar. El desconcierto que produjo el gran bache entre las fuerzas militares que estaban desfilando obligó a los conductores a comentar la situación: "Manifestantes impidieron la continuidad del desfile", dijeron. 

La falta de naranjas, que en esta época del año rebozan de los árboles en el centro de la capital provincial, provocó una serie de interpretaciones de los sectores contrarios al gobierno nacional, por la especulación de si acaso se buscó evitar la posibilidad de “naranjazos”.

En diálogo con este medio, la Gobernación de Tucumán explicó que esta ‘poda’ se hace todos los años porque, al madurar, las naranjas caen de los árboles y pueden lastimar a los transeúntes.

Tampoco quedó claro a dónde fueron a parar tantas naranjas retiradas. Será el dato de color que deberán rastrear los historiadores del Tricentenario.