Contáctenos

A través de este formulario podrá dejarnos sus comentarios, sugerencias o inquietudes.

Dirigido a:

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Reportar Comentario

Estas reportando este comentario a la redacción de El Cronista.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Recomendar Nota

A través de este formulario podrá recomendar la noticia que esta leyendo.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar
U$D
/
MERVAL

La familia de Lázaro Báez cerró Austral Construcciones

Más información: La UIF pidió inhibir bienes y congelar cuentas de 28 empresas atribuidas a Lázaro Báez

La familia de Lázaro Báez cerró Austral Construcciones

Con Lázaro Báez detenido hace más de un mes, y sin vísperas de un futuro alentador, su familia decidió cerrar Austral Construcciones y suspender las actividades para siempre. Además, buscarán saldar la mayor cantidad de deudas posibles.

“Esperamos que se habilite la realización de pagos a proveedores. Muchos son de vialidad y se podría entregar maquinaria, pero no podemos mover nada de la empresa hasta que la Justicia lo indique”, indicaron fuentes cercanas. Báez tiene un embargo de $ 300 millones.

El cierre de Austral – creada en el inicio del gobierno de Néstor Kirchner – es el fin de una época de apogeo económico, que terminó de la manera menos deseada, principalmente para Lázaro, su dueño. Durante los últimos doce años, la compañía insignia del empresario K llegó a manejar $ 21 mil millones por obras viales y fue la encargada de llevar adelante el 78,4% de la obra pública nacional. Además, ganó 51 licitaciones de las 80 que la gestión kichnerista destinó a la provincia de Santa Cruz.

Según una nota en el portal de Clarín, las deudas fueron en constante aumento: con 508 cheques emitidos sin fondos por $ 32 millones, un crédito en el Banco Nación de $ 160 millones que la entidad financiera ya calificó “con alto riesgo de insolvencia”, no se pagaron las cargas patronales de los empleados.

Austral llegó a convertirse en la constructora más grande de la provincia patagónica y, hasta el año pasado, contaba con 3 mil empleados. Sin embargo, tras la derrota del oficialismo en las últimas elecciones presidenciales el final era un hecho.

En enero de este año, Luciana Báez – la hija mayor del titular – luego de quedar al mando de la empresa, había despedido a más del 50% del plantel cuando la compañía se declaró “sin liquidez”. Esto, sumado a la denuncia contra la empresa por los por los manejos discrecionales y por los sobreprecios aplicados a las obras que superan, en muchos casos, el 50% del valor original por el que fueron licitadas, determinaron el cierre.