Contáctenos

A través de este formulario podrá dejarnos sus comentarios, sugerencias o inquietudes.

Dirigido a:

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Reportar Comentario

Estas reportando este comentario a la redacción de El Cronista.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Recomendar Nota

A través de este formulario podrá recomendar la noticia que esta leyendo.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar
DÓLAR
/
MERVAL

La expectativa por el blanqueo dejó en pausa el botón del gasto por la inflación

Imagen de HERNÁN DE GOÑI

por  HERNÁN DE GOÑI

Subdirector Periodístico
0

El Gobierno nunca quiso mostrar demasiada expectativa por el blanqueo. En privado, los ministros aceptan que lo que llegue será bien recibido, pero eluden hablar de cifras. Sin embargo, la ansiedad social está contagiando al Ejecutivo, que ya sabe que el repunte de la economía será bastante más lento que lo esperado. La importancia del blanqueo, en este contexto, se volvió inversamente proporcional a la suma de indicadores negativos.

El índice de actividad económica que procesa el estudio de Orlando Ferreres mostró ayer una contracción de 3,1% en junio, lo que implica una baja en el semestre de 1,1%. De acuerdo a dicho análisis, el principal motor de dicho retroceso fue la construcción, que se desplomó 10,3% en el mes. Según este análisis, la inversión real y las transferencias de capital fueron usadas como variable de ajuste para moderar el rojo presupuestario.

El Ejecutivo tiene claro que la gestión de la obra pública es burocrática, porque los plazos de las licitaciones no reconocen sus urgencias. Su ritmo se acrecentó y aunque hay voluntad de poner todos los fondos que sean necesarios, será difícil que lidere el repunte en el corto plazo. El blanqueo, en cambio, puede reanimar la construcción privada. Si los inversores están dispuestos a canalizar fondos a este rubro, deberán adquirir un inmueble antes de entrar al plan de exteriorización.

Todos los pronósticos privados admiten que el año cerrará en terreno negativo (la encuesta del Banco Central ubica la caída del PBI en torno a 1,4%). La expectativa está puesta ahora por ver en qué momento se produce el rebote. Los principales consultores creen que en el tercer trimestre la variación aún será casi 0, y que podría superar 0,5% en el último período del año.

El Gobierno se debate entre acelerar el reparto de pesos o mantener cierta prudencia hasta que se logre un mayor control sobre la inflación. El ala política agita el humor social; los técnicos, las cifras duras. Macri todavía no definió qué botón apretar.