Contáctenos

A través de este formulario podrá dejarnos sus comentarios, sugerencias o inquietudes.

Dirigido a:

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Reportar Comentario

Estas reportando este comentario a la redacción de El Cronista.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Recomendar Nota

A través de este formulario podrá recomendar la noticia que esta leyendo.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar
DÓLAR
/
MERVAL

La ex presidenta intenta hoy volver a unir a intendentes

La ex presidenta intenta hoy volver a unir a intendentes

Cristina Fernández de Kirchner volvió (a declarar) y se quedó. Inaugurado su Instituto Patria con un cónclave con diputados del FpV el pasado jueves, en la marquesina política como si nunca se hubiera ido, la ex Presidenta recibirá esta tarde a los 55 intendentes (re o) electos en la boleta K pero que algunos hoy se dicen más peronistas que kirchneristas.

La irrupción de la ex mandataria en escena, compitiendo de igual a igual con Mauricio Macri como los únicos dos contendientes en el ring, volvió a dividir a un golpeado PJ que, apartando a La Cámpora, había logrado consensuar una "lista de unidad" para sus futuras elecciones internas, incluyendo sectores apartados en la última década del organigrama partidario como a los puntanos Adolfo y Alberto Rodríguez Saá. El mero rumor de una orden de Cristina Kirchner para pelear por la jefatura pejotista, ante la imposiblidad monetaria de llevar urnas a todo el país que concluiría en una inevitable intervención judicial, encendió varias luces de alarma cerca del postulante "de unidad": José Luis Gioja, uno de los legisladores (junto a su hijo Máximo) que pegó el faltazo a Rodríguez Peña 80.

El llamado a la totalidad de la heterogénea fauna peronística bonaerense, post-derrota 2015, era meditada anoche entre los invitados. Desde el 22N, los intendentes K se dividieron en tres grandes grupos: los cristinistas, como Jorge Ferraresi (Avellaneda) y Patricio Mussi (Berazategui); los "clásicos" que reivindican más a Evita que a CFK, como los históricos Alberto Descalzo (Ituzaingó) y Julio Pereyra (Florencio Varela); y, por último, los "moderados", como Martín Insaurralde (Lomas de Zamora) y Juan Zavaleta (Hurlingham), de diálogo fluido con la gobernación de María Eugenia Vidal.

Entre los últimos, que actúan en tándem porque la unión hace la fuerza, al menos anoche prevalecía "la postura de ir porque la que convoca es ella". Por respeto, dicen, no por la contundente postal de la militancia en Comodoro Py.

Se espera que Cristina Kirchner les repita el mensaje que ya dio a sus diputados: "Hay que abrirse al resto de la sociedad, la gente necesita que la contengan pero también que la organicen", fue la idea madre.