Contáctenos

A través de este formulario podrá dejarnos sus comentarios, sugerencias o inquietudes.

Dirigido a:

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Reportar Comentario

Estas reportando este comentario a la redacción de El Cronista.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Recomendar Nota

A través de este formulario podrá recomendar la noticia que esta leyendo.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

La economía bajo la lupa: cuáles fueron los números claves de la semana

El debate del proyecto de modificación del impuesto a las ganancias fue uno de los temas centrales, junto con la escalada del dólar y nuevos datos sobre la evolución de la economía.

La economía bajo la lupa: cuáles fueron los números claves de la semana

El debate del proyecto de modificación del impuesto a las ganancias fue uno de los temas centrales, junto con la escalada del dólar y nuevos datos sobre la evolución de la economía. A continuación un repaso por los tres datos claves de la semana.

Costo fiscal de ganancias, 0,5% del PBI

Finalmente el gobierno y la oposición acordaron un proyecto de reforma del impuesto a las ganancias para la cuarta categoría (nada se discutió sobre el ajuste por inflación, central para el cómputo de ganancias de empresas). Más allá de consideraciones sobre el nivel del mínimo no imponible, escalas y la justicia del impuesto como tal, lo cierto es que el costo fiscal directo del proyecto representa 0,5% del PBI (1/3 del proyecto aprobado inicialmente en la Cámara de Diputados). Que podría ser menor si los fondos que libera se volcasen a consumo (vía el pago de otros impuestos, como por ejemplo, IVA).

Desde el punto de vista político haber alcanzado un costo fiscal similar al del proyecto original representa un logro para el oficialismo, más allá que para alcanzar el acuerdo el Gobierno Nacional se hace cargo de la porción de menor coparticipación que recibirían las provincias por la baja del impuesto. Desde el punto de vista fiscal, agrega aproximadamente la mitad (0,3% del PBI) al déficit fiscal del año que viene, una cifra menor respecto del resultado estimado (primario de -4,5% del PBI). ¿Qué le hace una mancha más al tigre? Sin embargo, vuelve a mostrar adaptación de la política económica a la economía política. El interrogante es, ¿hasta cuándo?  

Dólar y tasas implícitas del 27-25%

Mientras que la cotización del dólar en el mercado contado sigue cayendo producto esencialmente de la mayor oferta por el blanqueo, la expectativa de devaluación se mantiene. Más aún, se incrementó respecto de la implícita en los contratos de dólar futuro de la semana anterior. El aumento es de 1-2 pps dependiendo de la posición de 2017 que se trate. A abril de ese año se negoció a una tasa implícita anualizada de 27,3%, mientras que la semana anterior lo hizo a una de 25,9%.

Para plazos más largos la tasa anualizada se reduce, menor al 25%, pero aun así sigue estando por encima del registro de la semana previa. La expectativa de devaluación está más alineada con la tasa de interés en pesos a un plazo similar. Con ello, el incentivo a demandar pesos se reduce y como contrapartida se profundiza el proceso de dolarización, dinámica que está definiendo venta de dólares billete del BCRA al sector privado para atesoramiento por un promedio mensual de u$s 1.100 millones en 2016. Comportamiento que puede sostenerse mientras que el dólar se perciba como barato y la expectativa de devaluación sea superior a la tasa de interés en pesos.  

El PBI se contrajo -3,8%

Se conoció que el PBI se contrajo 3,8% en el tercer trimestre en relación a un año atrás, caída similar a la del segundo trimestre. La economía lleva cinco trimestres consecutivos de caída (serie sin estacionalidad) y, por el momento, la evolución de distintos indicadores de producción y consumo indicaría que el cuarto trimestre terminaría, en el mejor de los casos, sin cambios. Si fuese así, la comparación del último trimestre de 2016 con el mismo período del año anterior arrojaría una caída de 2,5-3%.

Con este cierre de año, el interrogante que surge es ¿cómo se crece 3% en 2017 tal cual la expectativa de mercado? Si la recuperación comenzase en el primer trimestre de 2017 y durante todo el año se creciera a un ritmo positivo y bajo pero incremental –hipótesis razonable dado un contexto internacional más complejo y volátil, incluyendo las dificultades en Brasil-, para alcanzar esa tasa de expansión en 2017 se requiere que la economía esté creciendo a una tasa anual de 6,5-7% en el último trimestre del año.

El efecto multiplicador de la expansión del campo, que se estima aumente su cosecha un 11% (liderada por Trigo y Maíz), la recuperación del salario real (aunque el salario promedio formal se contrajo 10% en 2016) incluyendo el efecto del cambio en el impuesto a las ganancias y más obra pública son los factores de expansión que emergen con mayor claridad. Sin embargo, más atraso cambiario incide sobre importaciones y compra de dólar para atesoramiento, lo cual podría afectar parcialmente la esperada recuperación vía consumo (éste representa 70% de la demanda agregada). Por lo pronto se inicia el 2017 con cierto optimismo. Felices fiestas.