Contáctenos

A través de este formulario podrá dejarnos sus comentarios, sugerencias o inquietudes.

Dirigido a:

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Reportar Comentario

Estas reportando este comentario a la redacción de El Cronista.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Recomendar Nota

A través de este formulario podrá recomendar la noticia que esta leyendo.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar
DÓLAR
/
MERVAL

La duda de 'Cristina candidata' dilata las definiciones para 2017

Si la ex Presidenta juega es un escenario, tanto para sus aliados como para el Gobierno, que apostaría a Carrió para polarizar. Tesis de un Scioli-Randazzo en el tramo de diputados

Escenario A. Cristina Fernández de Kirchner no es candidata a senadora bonaerense. Hay una interna del FpV-PJ entre un camporizado Daniel Scioli y un rupturista Florencio Randazzo con aspiraciones a 2019. El renovador Sergio Massa podría guardarse para, cual Caballo de Troya, buscar conquistar el PJ para las presidenciales. Cambiemos no necesitaría una contrafigura de peso en la boleta, tratando de imponer su marca ("el proyecto", en léxico K) como candidato.

Escenario B. La ex Presidenta se presenta a falta de otro dirigente superador. El peronismo se debate entre la lista única que supo odiar en la década pasada y la necesidad de retener los votos que Cristina Kirchner ostenta, tal como el gurú PRO Jaime Durán Barba lo estima, aunque "el mundo se caiga abajo". La Casa Rosada, ya con la idea de reeditar la polarización de 2015, necesitaría a una Elisa Carrió (que hoy más bien la prefiere como postulante porteña) para fogonear la antinomia del "pasado" versus "el cambio". Obligado para no licuarse, una indisimulada táctica compartida tanto por el ex como por el actual oficialismo, el jefe renovador debería poner el cuerpo y su apellido en la papeleta.

A grandes rasgos, estos son las dos variantes que se manejan hoy por hoy en los laboratorios pre-electorales del Gobierno y del PJ. Con su incontinencia tuiteril y su último regreso a su Instituto Patria, sin esperar anuncio formal, en el kirchnerismo ya dan por cierta una candidatura de la ex Jefa de Estado. Claro está, en este prólogo electoral, mientras agitan el fantasma de una eventual condena judicial y posterior encarcelación, sus acólitos no podrían especular con lo contrario. Decir que va a competir no resta en el juego de poder previo a la conformación de las listas como ya adelantan que no lo haría.

La incógnita no sólo afecta al heterogéneo espectro de lo que supo ser un más compacto Frente para la Victoria. También condiciona el armado bonaerense, distrito clave por volumen para determinar el gran ganador de las legislativas, del propio Cambiemos. El PRO insiste con una Carrió enfrentando (tal vez) al futuro ex embajador Martín Lousteau en Capital. Pero la líder de la Coalición Cívica mantiene la preferencia en línea con su cambio de domicilio en Exaltación de la Cruz. Con la radiografía de Durán Barba en el foro de intendentes de anteayer (30% a favor, 30% en contra, 40% en el medio), cerca de María Eugenia Vidal admiten ahora que para enfrentar a Cristina Kirchner deberían apelar a su espíritu indomable, en lugar de los menos taquilleros Jorge Macri/Facundo Manes.

Ahora bien, en los últimos días se abrió un tercer escenario hipotético en el kirchnerismo, para intentar mediar con un PJ que preferiría evitar una CFK candidata: habilitar una PASO sólo para Diputados. "A todos nos gustaría ver la gran interna que no fue entre el flaco Randazzo y Daniel Scioli", auguró Francisco "Paco" Durañona, intendente de San Antonio de Areco, en FM Cultura. Un experto peronista en sentar jurisprudencia electoral confirmó que sería posible un primer tramo compartido en la categoría a Senadores y una competencia en la otra papeleta entre, por ejemplo, el Frente Ciudadano y otro Justicialista. "No enfrentaríamos a Cristina bajo ningún punto de vista", se sinceró ayer el jefe comunal Fernando Gray (Esteban Echeverría), del Grupo Esmeralda, en Radio 10.

Ahora bien: ¿Aceptaría Randazzo acompañar a quien ya le privó de unas PASO? "No contestamos hipótesis", es la respuesta oficial de su entorno. Pero otros deslizan un antecendente inquietante: siempre envalentonado (además de "flaco" lo llaman "el loco"), en la previa pocos esperaban que quisiera pelearle a un marketinero Scioli en 2015. ¿Esquivaría ahora competir contra Cristina?