La devaluación mejoró en agosto el saldo comercial con Brasil

Las exportaciones crecieron un 38,8% interanual, mientras que las importaciones cayeron casi un 5%. 

Impulsado por la devaluación del peso, el saldo de la balanza comercial con Brasil registró en agosto un rojo de u$s 369 millones, un 52,4% menor al resultado negativo que había tenido en el octavo mes del año pasado, informaron hoy las consultoras Ecolatina y Abeceb.

De acuerdo con las cifras de la consultora, las exportaciones argentinas a Brasil totalizaron u$s 1178 millones en agosto, un 38,8% más en la comparación interanual. Las importaciones de productos brasileños, en tanto, alcanzaron los u$s 1547 millones, lo que significó una caída de 4,8% respecto de agosto de 2017.

"El comercio bilateral se ha beneficiado marcadamente de la situación del comercio automotriz, donde las ventas a Brasil han crecido en torno al 38%, a cuenta de la mayor demanda por una economía brasileña que se recupera lentamente y la puesta en marcha de algunos modelos nuevos de fabricación local y de la mayor demanda de trigo de Brasil", señaló Abeceb en un informe.

En la comparación entre las monedas de los dos países, la Argentina ganó competitividad en el tipo de cambio bilateral, señaló Ecolatina, ya que el real se apreció 8,4% interanual en agosto.

Pero además de la devaluación, lo que ayudó a la mejora del saldo bilateral para la Argentina fue que aumentó la participación en el total de las compras de Brasil, ya que pasó de ser 6,1% en agosto e 2017 a 6,3% en agosto de este año. 

En los primeros ocho meses del año, el rojo comercial bilateral totalizó u$s 4258 millones y cayó 19,3% respecto del mismo periodo de 2017, porque las exportaciones mejoraron 18,2% (u$s 7280 millones) mientras que las importaciones lo hicieron a un ritmo de 0,9% (u$s 11.537 millones).

Según Ecolatina, el resultado de la balanza comercial mejorará un 45% este año, ya que rondaría u$s 4500 en 2018, casi la mitad del récord de u$s 8187 millones que tocó el año pasado. 

"En lo que resta del año, la marcada contracción económica interna significará un alivio en el frente externo. En primera instancia, porque el mayor tipo de cambio estimulará la competitividad precio de la producción local, impulsando las exportaciones y atenuando las importaciones. En segundo lugar, porque la menor demanda doméstica apuntalará a las ventas externas como una salida contracíclica y frenará la expansión de las importaciones", detalló la consultora en un informe.

 

Tags relacionados

Más de Economía y Política

Noticias del día