Contáctenos

A través de este formulario podrá dejarnos sus comentarios, sugerencias o inquietudes.

Dirigido a:

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Reportar Comentario

Estas reportando este comentario a la redacción de El Cronista.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Recomendar Nota

A través de este formulario podrá recomendar la noticia que esta leyendo.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

La deuda pública creció y ya representa el 31,2% del PBI

En seis meses, la deuda pública total subió 5 puntos porcentuales: pasó de 25,9% a 31,2% del PBI. Fue por pago a holdouts, títulos para recompra de cupón PBI y Letes, principalmente

El ministro de Hacienda y Finanzas, Alfonso Prat-Gay, tiene en la baja del déficit, un reto difícil de lograr en 2016

El ministro de Hacienda y Finanzas, Alfonso Prat-Gay, tiene en la baja del déficit, un reto difícil de lograr en 2016

La deuda pública como porcentaje del PBI creció 5 puntos porcentuales en el primer semestre cuando pasó de representar el 25,9% del producto en diciembre del año pasado al 31,2%, con datos a junio. Las obligaciones que más se expandieron fueron las nominadas en moneda extranjera y, dentro de estas, la deuda en poder del sector privado.

Para calcular el incremento de 5 puntos porcentuales en el total de deuda pública sobre PBI se contabilizó la que existía con los holdouts a diciembre del año pasado, por u$s 11.500 millones. El bajo nivel de endeudamiento como herencia de la gestión kirchnerista sirvió de base para que se produzca el cambio en las vías de financiamiento oficial, que ahora busca fondearse con colocaciones en el exterior. Así, la deuda en moneda extranjera creció en seis meses un 11%, cuando pasó de u$s 98.973 millones a u$s 109.841 millones.

Los ítems más significativos en la primera mitad del año pasaron por la deuda emitida para pagar a los holdouts, por u$s 16.500 millones a mediados de abril; los títulos para la recompra del cupón PBI, por u$s 2750 millones; y las Letes en dólares, que a junio llegaron a u$s 4428 millones, según datos del Estudio Broda en base a la Secretaría de Finanzas del Ministerio de Hacienda a cargo de Alfonso Prat-Gay.

La emisión de Letes en dólares es la manera elegida por el Gobierno para conseguir financiamiento. Por las bajas tasas que se pueden conseguir, prefieren colocar estos títulos y luego pasarlos a pesos para cubrir el déficit fiscal. Como se escucha decir algunas dependencias oficiales: lo que sobran son dólares ahora, pero faltan pesos.

De hecho, el Gobierno dispuso ayer la ampliación de la Letra del Tesoro con vencimiento el 20 de febrero de 2017, por hasta u$s 300 millones, en el marco de la programación financiera de este año. Lo hizo a través de una resolución conjunta de las secretarías de Hacienda y Finanzas, publicada ayer en el Boletín Oficial.

"Dispónese la ampliación de la emisión de la Letra del Tesoro en dólares estadounidenses con vencimiento 20 de febrero de 2017, emitida el 14 de junio de 2016, por un monto de hasta u$s 300 millones, que serán colocados en uno o varios tramos", según el primer artículo del texto oficial. El Poder Ejecutivo aclaró que "en el marco de la programación financiera del presente ejercicio, se considera conveniente proceder a una nueva ampliación de la emisión del instrumento de deuda pública denominado Letra del Tesoro en dólares estadounidenses con vencimiento 20 de febrero de 2017".

Un punto no menor de la emisión de las Letes es la presión que implica sobre el Banco Central, a la hora de llevar a cabo su política monetaria. En el acumulado de los primeros siete meses, la emisión bruta derivada directa o indirectamente del financiamiento del déficit fiscal ascendió a $ 158.561 millones, según datos de la consultora Ledesma. Esta cifra equivale a más de 90% de la absorción monetaria bruta lograda por el BCRA durante los siete meses vía Lebac y Operaciones de Pases (que alcanzaron los $ 166.911 millones).

"Dicho de otra manera, 90% del esfuerzo de absorción monetaria realizado por la entidad monetaria durante los primeros siete meses para lograr una trayectoria de sus variables instrumentales lo más consistente posible con el sendero de desaceleración inflacionaria planteado, y el impacto negativo del mismo sobre su balance, se explica en realidad por la emisión bruta directa e indirectamente asociada al financiamiento del déficit fiscal nacional", agrega esta consultora.