Contáctenos

A través de este formulario podrá dejarnos sus comentarios, sugerencias o inquietudes.

Dirigido a:

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Reportar Comentario

Estas reportando este comentario a la redacción de El Cronista.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Recomendar Nota

A través de este formulario podrá recomendar la noticia que esta leyendo.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

La detención de los prófugos fue en una arrocera y tenían un rehén

“Me dí cuenta enseguida, pero me hice el tonto”, dijo la persona que había sido interceptada por los dos prófugos.

La detención de los prófugos fue en una arrocera y tenían un rehén

Fuerzas especializadas de la Policía de Santa Fe recapturaron esta mañana en un molino arrocero de la localidad de Cayastá a Cristian Lanatta y Víctor Schillaci, los dos condenados por el triple crimen de General Rodríguez que permanecían prófugos desde el 27 de diciembre último.

Fueron detenidos por las Tropas de Operaciones Especiales (TOE) de la Policía de Santa Fe, a pocos metros de donde el sábado fue capturado Martín Lanatta, y tras tomar de rehén a un empleado del lugar.

“Los dos hablaban, me decían que si me portaba bien con ellos, no me iba a pasar nada. Los dos estaban armados, tenían armas 9 milímetros. Pero siempre me trataron bien”, detalló Franco Martín, el hombre que permaneció cautivo en manos de los delincuentes.

Martín contó también que Lanatta y Schillaci lo sorprendieron cuando estaba ingresando a su lugar de trabajo, el molino arrocero Spalletti, y si bien afirmó que los reconoció “enseguida”, dijo que “se hizo el tonto” para no correr riesgos.

“Me di cuenta enseguida, pero me hice siempre el tonto como que no los conocía, que no sabía nada. Y ahí pasó que me llevaron para adentro”, dijo.

Según explicó después la esposa de Martín, había avisado a la Policía antes de ir a la empresa por pedido del propietario, de vacaciones en Brasil, porque había estado cerrada la arrocera durante el fin de semana.

Cristian Lanatta y Schillaci fueron recapturados a unos 500 metros de donde había sido detenido el sábado Martín Lanatta, aunque 45 horas más tarde que su cómplice.

Según la Policía, tenían un fusil FAL con 20 municiones calibre 7.62 y estaban “abatidos” por el cansancio.

Fuente: Agencias