Contáctenos

A través de este formulario podrá dejarnos sus comentarios, sugerencias o inquietudes.

Dirigido a:

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Reportar Comentario

Estas reportando este comentario a la redacción de El Cronista.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Recomendar Nota

A través de este formulario podrá recomendar la noticia que esta leyendo.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar
DÓLAR
/
MERVAL

La denuncia de Carrió a Lorenzetti congeló la jura de los nuevos miembros de la Corte

La diputada lo acusó de enriquecimiento ilícito y el titular del máximo tribunal se molestó. Mientras, crece la incertidumbre por saber cuándo asumen los nuevos jueces

Carlos Rosenkrantz es el otro postulado por Macri

Carlos Rosenkrantz es el otro postulado por Macri

La decisión de Mauricio Macri de designar por decreto dos jueces para la Corte Suprema le valió cuestionamientos variados al Presidente de la Nación. Sin embargo, el titular del máximo tribunal Ricardo Lorenzetti se mantuvo al margen de la decisión, más allá de haber halagado a los candidatos Carlos Rosenkrantz y Horacio Rosatti y consensuado con el Ejecutivo que el juramento de ambos fuera en febrero y que, mientras tanto, se habilitara el trámite en el Senado para su nombramiento formal, con el apoyo de los dos tercios de los miembros de la Cámara Alta. Pero la situación cambió después de que Elisa Carrió denunciara a Lorenzetti por enriquecimiento ilícito. Y también el ánimo del presidente de la Corte, que se tensó por lo que, interpreta, puede haber sido una movida en su contra de miembros del nuevo Gobierno.

Reincorporado tras pasar la primera quincena del mes de vacaciones, Lorenzetti se reunió ayer con el ministro de Justicia Germán Garavano (ver aparte), y si bien en la charla formal se tocaron otros temas, se buscó acercar esa distancia que generó la denuncia de una aliada política de Cambiemos como Carrió. Fuentes del medio reconocen que la acusación de la diputada contra Lorenzetti cayó mal, pero aseguran que el juez va a evitar confrontar. Argumentan que el interés de Carrió pasa por llegar a la Procuración en caso de que el Gobierno desplace a Alejandra Gils Carbó y que Lilita también intenta influir en la elección de los dos nuevos miembros de la Corte.

Si bien Garavano, en representación del macrismo, se desmarcó rápido de los dichos de Carrió sobre Lorenzetti, esa situación generó tensiones en la incipiente relación interpoderes. Ayer, por caso, en el fuero en lo Contencioso Administrativo Federal se habilitó la feria judicial para tratar la validez del decreto con el que Macri promovió a la Corte a Rosenkrantz, rector de la Udesa, y Rosatti, ex ministro de Justicia de 2004 a 2005. Se esperan reveses para el Gobierno ante los múltiples amparos que se presentaron en la Justicia y que, precisamente, pueden terminar en la Corte.

En ese contexto, el buen diálogo con Lorenzetti será clave para Cambiemos. Desde la Corte no descartan que se les tome juramento a los nuevos ministros en febrero, como se había pactado, pero deslizan que la postergación de esa jura fue justamente para dar lugar a que el Congreso, por extraordinarias o a partir del 1º de marzo con la apertura de sesiones, eleve los pliegos de los candidatos y se inicie el proceso para que luego en el recinto se los confirme o no. "En mayo, máximo, deberían estar designados", auguran desde el máximo tribunal, donde nunca mostraron prisa para la conformación de un tribunal que quedó rengo con las salidas de Eugenio Zaffaroni y Carlos Fayt y solamente con Lorenzetti, Elena Highton y Juan Carlos Maqueda como miembros.

Macri, por el contrario, cree que las vacantes se deben cubrir con urgencia y por eso postuló a Rosenkrantz y Rosatti. Durante toda esta semana, se espera que continúen las reuniones entre Lorenzetti y representantes del Ejecutivo, buscando calmar las aguas que agitó Carrió y negociando, lo que esperan sea, una pronta entrada en funciones de los dos nuevos integrantes de la Corte Suprema de Justicia.