Contáctenos

A través de este formulario podrá dejarnos sus comentarios, sugerencias o inquietudes.

Dirigido a:

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Reportar Comentario

Estas reportando este comentario a la redacción de El Cronista.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Recomendar Nota

A través de este formulario podrá recomendar la noticia que esta leyendo.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar
U$D
/
MERVAL

La crítica de Cavallo a Durán Barba, la frase de Espinoza y el consejo para Macri

El ex ministro de Economía cuestionó el "gradualismo" en el manejo económico de Cambiemos.

Cavallo_Domingo

Cavallo_Domingo

El ex ministro de Economía Domingo Cavallo criticó la política económica gradualista de Mauricio Macri y a sus asor político Jaime Durán Barba, y para ello eligió una polémica frase del intendente de La Matanza, Fernando Espionza.

“Espinoza sólo repitió pronósticos de Durán Barba”, tituló Cavallo al publicar hoy en su blog personal, confesando además que intenta “ayudar a Macri sin que se note”.

 “Me pareció muy útil leer ‘Cambiamos’, el diario de la campaña de Macri, muy bien escrito en tiempo real por Hernán Iglesias Illa. Es muy útil para entender muchas de las cosas que están ocurriendo en el gobierno de Macri. Lo voy a ir comentando en mis posts, porque quiero ayudar a Macri sin que se note. Durante la campaña me pidieron que no lo elogiara, porque en opinión de sus asesores, seguramente de Durán Barba, mis elogios lo perjudicaban”, comentó.

En ese sentido recordó la frase de Espinoza, cuando sostuvo que si Macri no cambaba algunas medidas el Conurbano iba a estallar, y dijo que no son sino “la repetición de los pronósticos de Durán Barba durante la campaña de Macri”.

Para fundamentarlo transcribe los párrafos de la página 150-151 en la que se narra una reunión de Durán Barba con los integrantes del equipo económico de Macri, y allí viene la crítica de Cavallo a la gestión económica:

“Es acá cuando Jaime empieza a hablar en contra de los ajustes. Empieza diciendo lo mismo de siempre (“Yo no se nada de economía, mi formación es humanística”), pero dice que implementar un plan económico dramático ¨no tiene sentido alguno¨. Cuenta la historia de Jamil Mahuad, el ex-Presidente de Ecuador (1998-2000) de quien fue secretario general y quien alcanzó niveles altísimos de popularidad al principio de su mandato, después de firmar la paz definitiva con Perú. Envalentonado, Mahuad quiso hacer un ajuste de la economía y llamó a Cavallo. Durán Barba no lo nombra, dice ¨llamó a un compatriota de ustedes¨. No le fue bien. Se armó una revuelta popular-militar que terminó con su derrocamiento después de dos años de mandato. Estos ajustes generan un quilombo descomunal¨, dice Durán, y me hace gracia su afición a los argentinismos. ¨Si llegamos al gobierno y tomamos medidas impopulares, nos vamos a tener que ir nadando a Montevideo”

 

“Por supuesto, mi opinión es contraria a la de ambos –explica Cavallo-. Las (declaraciones) de Espinoza no me preocupan, porque son esperables dado el rol político que le toca asumir. Las de Durán Barba si me preocupan, porque además de ser mentirosas sobre la experiencia de Ecuador, pueden llevar a Macri a cometer muchos errores. Los mismos errores que cometió Jamil Mahuad por escuchar a sus asesores políticos y no a los economistas que saben de economía”.

“El problema de Jamil es que introdujo las reformas económicas muy gradualmente. Cuando introdujo una suerte de plan Bonex, semejante al de Menem en enero de 1990 (ineludible por la situación de crisis financiera y corrida bancaria) no lo acompañó por un régimen de convertibilidad o de dolarización. Los títulos en los que transformó a los depósitos a plazo fijo del sistema financiero, que estaba colapsando, no se denominaban en dólares sino en sucres. La consecuencia fue una aceleración de la devaluación del Sucre, exactamente como ocurrió acá durante 1990”, sigue Cavallo.

Y agregó: “Menem tuvo los problemas que debió enfrentar durante 1990, precisamente por haber demorado desde enero de 1990 hasta marzo de 1991 la implementación de la convertibilidad que debió lanzarse junto con el plan Bonex, tal como yo se lo había sugerido a Ermán Gonzales el último día de diciembre de 1989”.

En otro tamo sostiene que “lo que llevó a Jamil Mahuad a tratar de ser ‘gradualista’ no fueron seguramente consejos de los economistas a los que él escuchaba sino a los asesores políticos, que creen que los ajustes son un acto de maldad de los economistas y no un ingrediente imprescindible de la solución de las crisis estanflacionarias o hiperinflacionarias”.

 “Debo confesar que me preocupa mucho que Durán Barba siga siendo escuchado por Marcos Peña y por Mauricio Macri”, lanzó al final.