Contáctenos

A través de este formulario podrá dejarnos sus comentarios, sugerencias o inquietudes.

Dirigido a:

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Reportar Comentario

Estas reportando este comentario a la redacción de El Cronista.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Recomendar Nota

A través de este formulario podrá recomendar la noticia que esta leyendo.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar
DÓLAR
/
MERVAL

La crisis en Brasil preocupa al Gobierno y se tratará en la cumbre de Unasur en Ecuador

Macri viaja mañana a Quito para la asunción de Lenín Moreno y, como jefe del bloque, el miércoles liderará una reunión en la que se prevé que el tema se debata en el organismo

La crisis en Brasil preocupa al Gobierno y se tratará en la cumbre de Unasur en Ecuador

La convulsionada semana política que atravesó Brasil luego de que su presidente Michel Temer se viera involucrado en una grabación en la que avala maniobras de corrupción, repercute en la Argentina por el impacto que representa que su principal socio comercial se vea debilitado, pero también es seguida de cerca a nivel regional. En ese contexto, el traspaso en el mando que se dará este miércoles en Ecuador, cuando asuma como jefe de Estado Lenín Moreno, servirá para poner esa preocupación sobre la mesa cuando se reúnan los países que integran Unasur, bloque presidido desde abril por Mauricio Macri.

En la cumbre en Quito, en el edificio Néstor Kirchner, el Gobierno tiene como propósitos centrales impulsar una convocatoria a elecciones en Venezuela y promover la candidatura de José Octavio Bordón, actual embajador nacional en Chile, como secretario general pro témpore del organismo. Si bien Macri no lo pondrá en agenda, el tema se debatirá, ya que estarán presentes la mayoría de los presidentes de una región que tiene como actor protagónico a Brasil.

La línea oficial desde que estalló el escándalo el miércoles pasado, es confiar en que "las instituciones van a poder resolver la situación". El propio Macri en las últimas horas, tras regresar de Japón, expresó en una entrevista con el diario La Nación que "en Brasil las instituciones funcionan y la justicia es verdaderamente independiente", aunque reconoció que "lo preocupa" la crisis política del país vecino. En ese discurso coincidieron la canciller Susana Malcorra y el ministro del Interior Rogelio Frigerio, entre otros, aunque puertas adentro de la Casa Rosada, aun reconociendo la incertidumbre económica que genera tener al gigante de la región debilitado, la bajada de línea es clara: "No hay que meterse en este tema, no tenemos que especular sobre el impacto porque no sabemos como va a ser su desenlace".

En el Gobierno creen que el respaldo que Macri le dio a Temer en febrero, cuando se reunieron en Brasilia, no lo expone al presidente argentino. "Era lo que se debía hacer en esa situación, buscando potenciar una alianza estratégica", afirmaron fuentes oficiales. La propia Malcorra se refirió a ello ayer en una entrevista con el programa "El fin de la metáfora", en Radio 10. "No comparto que Macri se apresuró con el caso de Temer. Lo que dijimos fue que el sistema había funcionado y que se habían cumplido todos los pasos legales para que Temer asumiera", sostuvo la canciller.

Otro aspecto que preocupa en relación a la situación de Brasil es de qué manera se llevará a cabo la sucesión de la presidencia pro témpore del Mercosur, que actualmente también está a cargo de Macri desde el 14 de diciembre del año pasado. Quien debería sucederlo a partir de julio es justamente Temer, pero su situación judicial genera un gran interrogante. En septiembre del año pasado, cuando Venezuela fue suspendido como miembro, se decidió que por tres meses la Presidencia del bloque fuera ejercida de manera conjunta por Argentina, Brasil, Uruguay y Paraguay.

La conformación de un Mercosur sólido es uno de los principales postulados de Macri, que impulsa un acuerdo comercial entre el bloque con la Unión Europea, que en la Rosada esperaban pudiera darse entre finales de este año y principios del año que viene.