Contáctenos

A través de este formulario podrá dejarnos sus comentarios, sugerencias o inquietudes.

Dirigido a:

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Reportar Comentario

Estas reportando este comentario a la redacción de El Cronista.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Recomendar Nota

A través de este formulario podrá recomendar la noticia que esta leyendo.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar
DÓLAR
/
MERVAL

La capacidad ociosa está cerca del 40% y empeoraron las expectativas industriales

El Indec indicó que en octubre, en promedio, el uso de la capacidad instalada fue del 65,4%, contra el 71,4% del mismo mes del 2015. Coincide con la caída del 8% en la producción

Con una caída en la producción que acumula 4,9% en los primeros diez meses del año, muchos sectores están trabajando al 50% de su capacidad instalada y no auguran cambios contundentes para los próximos meses. De acuerdo con los últimos datos del Indec, en octubre el uso de las instalaciones en el promedio de la actividad manufacturera alcanzó el 65,4%, cuando hace exactamente un año las fábricas tenían un 71,4% de utilización de su capacidad. Ese mes, la baja de la producción interanual trepó al 8%, la más importante en lo que va de 2016.
Este aumento en la capacidad ociosa de las industrias se explica por la fuerte contracción del mercado interno y de las exportaciones, especialmente a Brasil, donde la demanda interna también se desplomó producto de la crisis económica. Es a raíz de ello que la industria automotriz es una de las más afectadas, ya que le vende gran parte de su producción al vecino país.
Según las cifras del organismo estadístico, las terminales están trabajando al 44,1% de su capacidad; seguidas por la industria plástica, con un uso del 52,8% de sus máquinas; y la metalmecánica, que reflejó en octubre una utilización de las instalaciones del 55,7%. Luego le siguen tabaco (57%); textiles (59%) y edición e impresión (60,2%). Los sectores de alimentos y bebidas, sustancias y productos químicos, minerales no metálicos, industrias metálicas básicas, refinación de petróleo y papel y cartón se ubicaron por arriba del promedio. Estos dos últimos, con cifras en el orden del 85%, los valores normales de una fábrica, ya que nunca se llega al 100%.
En el caso metalúrgico, la coordinadora del Departamento de Estudios Económicos de Adimra, Carolina Carregal, afirmó a El Cronista que de acuerdo con sus datos, el uso de la capacidad instalada alcanzó en octubre del 58% -la merma en la producción fue del 12%- y que todos los sectores atraviesan un escenario muy negativo, excepto la producción de maquinaria agrícola, que creció 5% en términos interanuales. "El que menos cae es autopartes y los que peor están con bienes de capital, equipos y aparatos eléctricos y equipamiento médico", agregó la economista, quien además señaló que empeoraron las expectativas de producción para el último trimestre del año. Según una encuesta reciente realizada por la entidad, el 45% de los empresarios consultados prevé una disminución de la producción para el período octubre-diciembre, mientras que en el tercer trimestre ese porcentaje era del 31%.
La actividad del plástico es otra de las que más afectadas se ven por la baja de la actividad, ya que es una industria de industrias porque abastece a una gran cantidad de rubros, como alimentación, automotriz, construcción, agro, bazar, electrónica, entre otras. "Si el consumo cae, también cae nuestra actividad, y primero que el resto", consignó el gerente de la Cámara Argentina de la Industria Plástica (CAIP), Sergio Hilbrecht.
El directivo manifestó que la producción y las ventas están cayendo a un ritmo de entre 15% y 20% y que el año cerrará en esos niveles. Como muchos otros sectores industriales, la industria plástica cuestiona el aumento de las importaciones, que le quitan mercado a los productos nacionales en medio de una fuerte contracción del mercado. "Nuestras primas están protegidas con licencias no automáticas y lo que fabricamos nosotros no. Si hay protección, que sea para todos los eslabones de la cadena", se quejó Hilbrecht.
En el caso de la industria automotriz, tiene una capacidad instalada para producir 1.100.000 vehículos y este año llegará a 470.000. En 2015, la fabricación alcanzó los 540.000. El pico se alcanzó en 2013, con 850.000 unidades y luego comenzó a caer hasta llegar hoy a un uso de la capacidad instalada menor al 50%. La explicación se basa en la fuerte contracción del mercado brasileño, ya que las ventas de vehículos a ese país cayeron 30%, precisaron fuentes de la Asociación de Fabricantes de Autos (Adefa). "Con Brasil perdimos no sólo volumen de exportación sino también participación de mercado. Se trató de compensar esta caída con otros destinos, pero la región tampoco está creciendo", señaló un directivo de la entidad.
Como contrapartida, el mercado interno está traccionando más no sólo por el crecimiento del campo y la venta de las pick ups, sino porque en lo que va del año hubo mucha oferta de precio y planes e financiación. En el acumulado del 2016, crecieron 9% los patentamientos.

Más notas de tu interés