Contáctenos

A través de este formulario podrá dejarnos sus comentarios, sugerencias o inquietudes.

Dirigido a:

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Reportar Comentario

Estas reportando este comentario a la redacción de El Cronista.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Recomendar Nota

A través de este formulario podrá recomendar la noticia que esta leyendo.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

La capacidad de compra familiar cayó 10% pero podría haber encontrado el piso

Una consultora privada señaló que el poder de compra se contrajo 10,1% en agosto pero que logró morigerar la caída que presenta desde enero de 2016

La capacidad de compra familiar cayó 10% pero podría haber encontrado el piso

El ajuste sigue impactando en los bolsillos de los consumidores y eso se refleja en la capacidad de compra que desde enero de 2016 viene en franca caída. El informe Capacidad de Compra de las Familias (CCF) realizado por FyEConsult señala que en agosto el indicador se contrajo 10,1% con relación a igual mes del año anterior e inferior a la de julio último (11,2%).


En medio de una fuerte contracción de la capacidad de compra post devaluación y ajuste, el informe parece haber encontrado la luz al final del túnel a la que hizo referencia la vicepresidente Gabriela Michetti ya que, a pesar de que el ritmo de baja siguió siendo importante en agosto, "la estabilidad en el ritmo de caída podría ser indicativa del piso tanto para la CCF como también para las ventas minoristas".


La consultora llegó a esta conclusión señalando que, aunque es "prematuro", la información muestra que el índice CCF "dejó de caer en términos desestacionalizados en julio y agosto últimos, registrando un ligero repunte, aunque no significativo". Además, señala que las ventas minoristas CAME, "según nuestras estimaciones también se habrían estabilizado en agosto".


A la hora de explicar el deterioro interanual, al que señala como "elevado", el trabajo señala que fue consecuencia de "la abrupta suba de los precios domésticos, del 45.9% en agosto (CABA, incluyendo la anulación del tarifazo), el debilitamiento de la demanda laboral –se perdieron 86.965 puestos de trabajo entre noviembre y junio último desestacionalizados, cifra equivalente a 149,083 puestos de trabajo anuales–, el rezago de los incrementos salariales respecto de los precios y la política monetaria contractiva del BCRA que retrajo el crédito".


A la hora de mirar hacia adelante y analizar qué camino puede seguir el Gobierno, los analistas de FyE señalan que se puede dar un "crecimiento más K", en el que, si se diera un contexto de reducción de las presiones inflacionarias, el Gobierno "aceleraría el pago del Programa de Recuperación Histórica a los Jubilados junto al impacto de los acuerdos salariales firmados recientemente, tenderán a estabilizar la CCF en los próximos meses, en particular, en el último trimestre del año".


Sin embargo, el optimismo que puede generar la estabilización del indicador de compra podría no traducirse en una recuperación significativa del gasto en el futuro inmediato debido a la "volatilidad tarifaria, por la anulación y posterior reposición del tarifazo –más light–" que tendrá efecto alrededor de noviembre. Además, hay una "continuidad de una política monetaria con sesgo contractivo, que mantendrá acotada disponibilidad del crédito para familias y empresas".


A esto se le suma la debilidad de la demanda de empleo, "dinámica que no creemos que se vaya a revertir en forma inmediata" y el estancamiento de las exportaciones que acumulan una retracción de 3,9%. Por último, y como desde FyEConsult entienden que el 2017 el Gobierno estará "lejos de haber producido un ordenamiento macroeconómico significativo" la administración Macri "comenzará a priorizar lo político sobre lo económico" lo que, traducido, lo que implicará una estrategia económica más K, buscando motorizar el nivel de actividad mediante un empuje de consumo frente a la relativa debilidad de la demanda de inversión y las exportaciones".