Contáctenos

A través de este formulario podrá dejarnos sus comentarios, sugerencias o inquietudes.

Dirigido a:

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Reportar Comentario

Estas reportando este comentario a la redacción de El Cronista.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Recomendar Nota

A través de este formulario podrá recomendar la noticia que esta leyendo.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

La capacidad de compra de las familias cayó por décimo mes consecutivo

Según un estudio de la consultora FyEConsult, el menor poder de  compra fue consecuencia de una “abrupta suba de los precios domésticos”.

La capacidad de compra de las familias cayó por décimo mes consecutivo

La capacidad de compra de las familias experimentó en noviembre una contracción del 9,4%, comparado con igual mes del año anterior y registró la undécima caída consecutiva, como consecuencia de la suba de precios  acumulada que superó el 40%.

Según un estudio de la consultora FyEConsult, el menor poder de  compra fue consecuencia de una “abrupta suba de los precios  domésticos, del 43,1% acumulado a noviembre”.

Esta estampida en el costo de vida “provocó una pérdida  significativa del poder adquisitivo del salario, producto del  reacomodamiento al alza de los precios relativos internos por la devaluación y los tarifazos”, según el estudio.

La consultora que dirige el economista Hernán Hirsch, sostiene  que se perdieron 107,108 puestos de trabajo formal entre agosto  2015 y agosto 2016, equivalente a una baja del 1,5% en el nivel  del empleo.

Los salarios pierden entre un 30 y 35% respecto de los precios  “con gran dispersión y creciente sectorial”, según el  relevamiento.

“Aun cuando el ritmo de caída interanual siguió siendo importante en noviembre, la Capacidad de Compra de las Familias se  mantuvo relativamente estable desde julio”, añade el informe.

De no producirse una retracción adicional en los meses próximos, la Capacidad de Compra de las Familias podría registrar una mejora del 3,8% en el último trimestre del año con relación al período anterior en términos desestacionalizados anualizados.

“Las familias están realizando un reacomodamiento en las  decisiones de ingreso y consumo, que podría contribuir a  estabilizar la doméstica en el corto plazo”, estima la consultora.

Tras el demorado “tarifazo de gas en noviembre y diciembre, la  eventual suba de la tarifa de luz probablemente en febrero, y el  segundo ajuste del gas en abril, pondría un límite a la  recuperación del consumo interno de las familias”, proyectó la  entidad.