Contáctenos

A través de este formulario podrá dejarnos sus comentarios, sugerencias o inquietudes.

Dirigido a:

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Reportar Comentario

Estas reportando este comentario a la redacción de El Cronista.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Recomendar Nota

A través de este formulario podrá recomendar la noticia que esta leyendo.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar
U$D
/
MERVAL

La calle PRO: pancartas de Martiniano, camisetas de Boca y la queja del vendedor de choripanes

por  SEBASTIÁN IÑURRIETA

En Twitter: @sinurrieta
0
La calle PRO: pancartas de Martiniano, camisetas de Boca y la queja del vendedor de choripanes

Un puñado de micros estacionados en Entre Ríos y Belgrano. Contada bandería política, en su mayor parte amarilla del PRO (con el quilmeño Martiniano Molina como el nuevo "Ishii" en cantidad de pancartas con su nombre) y contados afiches del rojo y blanco radical, buena parte de ellos de la UCR porteña que administra el histórico Enrique "Coti" Nosiglia. Y toda la multitud concentrada, dejando igual bastante lugar caminar entre ella, entre el fin de la plaza, ocupando las paradas de colectivos que no pasaban, hasta pegada a las dos pantallas gigantes con el Congreso de fondo. Sin merchandising macrista en mantas y con muy poca en uso, al punto que había más casacas de Boca que de Cambiemos. Entre ellos deambulaban contados vendedores. Uno ofrecía banderas argentinas a $100 y otro con una parrilla llena de chorizos se quejaba: “No vendí nada”.

A pesar de la convocatoria a través de las redes sociales, que incluso publicitó el Ministerio de Seguridad de Patricia Bullrich, la plaza que recibió a Mauricio Macri en su debut en el Parlamento no fue la demostración de poderío en la calle que siempre buscó el kirchnerismo en sus aperturas de sesiones ordinarias. Sin nada de la épica de la última de Cristina Fernández de Kirchner. La movilización estuvo a cargo, sus afiches así lo evidenciaban, de intendentes o dirigentes del PRO y escasos aliados. Apenas dos gremios se dieron cita, la UATRE del macrista Gerónimo “Momo” Venegas y los gastronómicos de Luis Barrionuevo. Y un solo zepellin flotaba en el cielo: no era de los de Hugo Moyano sino de un grupo de ONG que reclaman la designación del Defensor del Niño bajo la consigna #InfanciaEnDeuda.

Al contrario, el Gobierno sí demostró control territorial al no faltar una sola fuerza de seguridad en el imponente operativo, que no abrió las vallas apenas pasara el coche presidencial como habían prometido. Había efectivos de Gendarmería, Prefectura, Policía Federal y de la Metropolitana. Fueron ellos los que contuvieron primero a un contra-acto del Partido Obrero en Callao y luego a una columna que sí estaba identificada en sus ropas: La Bancaria. Luego de denunciar que fueron reprimidos cerca de la 9 de Julio, los manifestantes avanzaron hasta  el borde de la plaza en Rivadavia. Corriendo, los gendarmes llegaron justo a impedir que traspasaran las vallas que guiaban el recorrido presidencial. “Macri, basura, vos sos la dictadura”, gritaban los bancarios que, con su visible protesta en ubicación de lujo, impidieron que el Presidente regresara a la Casa Rosada por donde había venido.